miércoles, 22 de febrero de 2012

E oggi... cena italiana!

Hoy llevo un día de no parar, eso sí, no sólo por trabajo, también por ocio y como dice el refrán, sarna con gusto... , por eso he llegado un poquito tarde a casa pero me apetecía preparar un plato al que llevaba tiempo dándole vueltas en la cabeza, a ver si os gusta.

RISOTTO DE CALABAZA AL AROMA DE NARANJA

1 trocito de calabaza; 1 cebolla fresca mediana; 60 grs de arroz por persona; 1 l de caldo de pollo; 1 chorrito de vino blanco; 1 nuez de mantequilla; 3 cucharadas de queso parmesano rallado; 
sal; ralladura de naranja.


En primer lugar, troceamos la calabaza y la cebolla, la calabaza en cuadraditos y la cebolla en trocitos muy finos. Ponemos el caldo a calentar (yo he usado caldo ya preparado, uso el de pollo porque me gusta mucho más el sabor que le da a los platos que el de verduras), mientras tanto, ponemos media cebolla en una sartén con aceite, cuando empiece a transparentarse, echamos la calabaza, rehogamos un par de minutos y añadimos un cacito de caldo, dejamos cocer hasta que podamos aplastar la calabaza con un tenedor.
Para el risotto, ponemos otra cacerola al fuego, añadimos la mantequilla y cuando esté derretida, añadimos el resto de la cebolla, cuando esté transparente añadimos el arroz, rehogamos dos o tres minutos, salamos y añadimos el vino blanco. Cuando éste se haya evaporado, comenzamos a añadir el caldo poco a poco, ése es el secreto del risotto, ir agregando caldo según nos lo vaya pidiendo el arroz y remover contínuamente. Repetimos esta operación hasta que el arroz esté listo, es decir, unos 20 minutos.
Cuando la calabaza esté lista, la pasamos por la batidora y añadimos un poco de sal y una pizca de ralladura de naranja (ojo no rallar la parte blanca que amarga) y cuando el arroz esté casi a punto se la añadimos, mezclamos bien y añadimos el queso parmesano. Removemos , adquirirá una textura muy, muy cremosa. Servimos y decoramos con alguna hierba aromática, yo he usado perejil rizado.

Éste es un plato no muy calórico, la mayor parte de las calorías se las aporta el queso parmesano, que podéis sustituir por otro tipo de queso menos graso, eso sí, el sabor no será el mismo, aún así el aporte extra es poco significativo y básicamente es un plato que se compone de hidratos de carbono, lo que lo hace un plato energético y muy digestivo. Os recomiendo acompañarlo con un vinito blanco, si no sabéis cuál, mi favorito es Viña Esmeralda, de Bodegas Torres. No es un vino barato, unos 6.5-7 euros la botella, pero merece la pena y si tenéis invitados, quedaréis fenomenal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...