miércoles, 25 de abril de 2012

Brochetas de pollo marinadas en salsa de soja

Si Chechu lee esta receta, sé que me va a echar la bronca la próxima vez que me vea, de hecho, ya sé lo que me va a decir "¿teniendo un amigo pollero, compras pollo en el Mercadona?", y tiene toda la razón, ja, ja...  Pero bueno, aún no siendo tu pollo, te dedico esta receta con todo mi cariño, ya lo sabes, para que te pongas bueno más rápido todavía.
Efectivamente, estas brochetas las venden ya hechas en Mercadona (tengo uno al ladito de casa, de ahí que use tantos productos suyos, además de que creo que tiene cosas de buena calidad y a muy buen precio), la bandeja no es excesivamente barata, pero todo lo preparado es algo más caro, ya lo sabéis. Las compré en una ocasión para una barbacoa y me estuvieron muy ricas, el pollo es muy tierno y jugoso y merecen bastante la pena.
Pero hoy no quería hacerlas a la plancha y ya está, me apetecía darles un toque diferente y rico, así que las he hecho basándome en una receta de alitas de pollo de mi programa italiano de referencia I Menú di Benedetta, maceradas en una salsa de soja. Estaban muy, pero que muy buenas y se hacen en un abrir y cerrar de ojos. Por supuesto, no tenéis por qué usar las brochetas, podéis hacer cualquier parte del pollo igual o incluso pavo o conejo.


1 bandeja de brochetas de pollo; 5 cucharadas de salsa de soja; 1 cucharadita de mostaza de Dijon; salsa Worcester al gusto (yo eché una cucharada); 2 cucharadas de miel; sal; pimienta; 1 ramita de romero; 2 dientes de ajo.

Elaboramos una salsa con la soja, la mostaza, la salsa Worcester, los dientes de ajo pelados y aplastados, la miel, la sal y la pimienta. Removemos bien con ayuda de una varilla. En un recipiente hondo, ponemos las brochetas ligeramente saladas y le echamos por encima la preparación. Las mojamos bien y ponemos la ramita de romero por encima. Las tapamos y las metemos al frigo mínimo media hora, dándoles la vuelta cada 15 minutos para que absorban bien la salsa.
Las pasamos por la plancha untada con un poquito de aceite y cuando estén tostaditas, retiramos y servimos.
Una manera diferente y divertida de comer pollo. Son ideales también como aperitivo en raciones más pequeñas. No me parecen una opción como entrante, más bien como segundo plato. Las podéis acompañar con un poquito de arroz basmati como guarnición o un poquito de cus-cus, por el toque exótico de la soja, ya sabéis.  También le van unas buenas patatas fritas, que van bien con todo, pero aumentan mucho el contenido calórico del plato.
CONSEJO: cuidado con la salsa de soja que es bastante salada, por ello os recomiendo no pasaros con la sal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...