domingo, 6 de mayo de 2012

Felicidades mamá!

Madre no hay más que una, ya lo dice el refranero popular. Por eso a las mamis hay que cuidarlas bien. Yo a la mía lo intento a diario, pero hoy, en su día, he querido hacerle un postre a su altura. Que conste que también le hecho una tarta igual a mi suegra, para que no haya distinciones.
Le estuve dando muchas vueltas al tipo de tarta que podía hacer y me acordé de que llevaba un tiempo con ganas de preparar un Carrot Cake (tarta de zanahorias), la primera vez que la probé fue en Praga y me gustó un montón y además, es preciosa de presencia, así que, me lancé y he aquí el resultado:

La decoración tradicional no lleva fondant (la pasta de azúcar que lo recubre) así que tranquilos, es más fácil de lo que parece!!
En primer lugar hay que comenzar haciendo el bizcocho, yo hice uno de 25 cms, algo grande, pero no tengo otro molde más pequeño. Para ello necesitaréis:
300 grs de harina para bizcochos; 2 cucharaditas de bicarbonato; 2 cucharaditas de levadura; 2 cucharaditas de canela molida; 1 pizca de sal; 250 grs de zanahoria rallada; 75 grs de coco rallado; 150 grs de piña en almíbar; 50 grs del zumo de la piña; 250 grs de azúcar; 230 ml de aceite de girasol; 4 huevos;

Comenzamos por tamizar los ingredientes en polvo, todos menos el azúcar. Una vez tamizados, les añadimos ésta. Rallamos la zanahoria y la ponemos en el vaso de la batidora junto con los huevos, el coco, la piña y el almíbar de la piña. Mientras batimos, vamos añadiendo el aceite en hilo. Añadimos los ingredientes en polvo a los líquidos poco a poco para que se mezclen bien.
En un molde previamente engrasado con mantequilla y cuya base habremos cubierto con papel de horno, ponemos la mezcla. Horneamos 40 minutos a 180º. Dejamos enfriar el bizcocho y desmoldamos.

Segundo paso: Relleno del bizcocho y elaboración del frosting.
La receta sencilla sólo lleva el frosting de queso. Para ello, necesitaremos lo siguiente:
1 tarrina de queso Philadelphia
Aroma de vainilla
75 grs de mantequilla
250 grs de azúcar glas
Ojo, si queremos decorar toda la tarta con el frosting, necesitaremos el doble de cantidad.
Mezclamos la mantequilla en pomada con el queso. Batimos y añadimos la vainilla. Vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta conseguir una mezcla homogénea.

Tercer paso: llega lo más complicado: rellenar el bizcocho.
El bizcocho de la tarta va relleno, para ello, necesitaremos cortarlo en dos. Yo tengo una lira, pero si no, lo tendréis que hacer con el cuchillo con mucho cuidado de que no se os rompa. Luego manejar los bizcochos no es fácil, os lo advierto. Abrimos el bizcocho y lo rellenamos, lo volvemos a cerrar con mucho cuidado y pintamos todo el bizcocho por fuera con el frosting. Si lo váis a dejar así, esmeráos un poco para que quede bonito.

Cuarto paso: Opcional, deocoración con fondant. No os voy a poner cómo se hace, si no sabéis, es difícil y si sabéis, no necesitáis que os lo diga, será chupado para vosotras. Usé fondant blanco (medio kg) y fondant naranja y verde para las decoraciones. Lo compré hecho, hacerlo en casa ya me suponía demasiado tiempo.

Podéis hacer también solamente el bizcocho que está muy bueno, o, con la misma mezcla, os hacéis unas muffins deliciosas para el desayuno.
Felicidades mamá!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...