lunes, 7 de mayo de 2012

Mi primer tutorial: Cocidito madrileño

He tenido ya varias peticiones de amigos para que colgara tutoriales de las recetas. No es que no quisiera colgarlas antes, pero normalmente dispongo de poco tiempo y el hecho de ir haciendo foto a foto entretiene un poquitín. Pero reconozco que tenía ganas de hacer algo así y qué mejor para estrenarme que un plato de mi tierra, Madrid. Se dice que es difícil encontrar a gente de Madrid, pues héme aquí, una madrileña auténtica de pura cepa, algo de lo que ahora me siento orgullosa pero que, cuando era pequeña no me gustaba tanto y cuando era adolescente, menos aún. Todas mis amigas se iban al pueblo y volvían hablando de sus vacaciones como las mejores de sus vidas y yo... muerta del asco en Madrid oyendo a la chicharra cantar todo el santo día y hartándome de ver el "Cerrado por vacaciones" en todas partes.
El caso es que ayer me dejé un cocidito preparado para hoy, me gusta volver del trabajo y comer bien. Recetas de cocido debe de haber miles, yo hago la receta de mi madre, que, como para todos, para mí es la mejor que he probado. Espero que os guste.

 COCIDO MADRILEÑO AL ESTILO DE MI CASA

 60 grs de garbanzos por persona (a mí me gustan más los pequeñitos, son más finos); VERDURAS: 1 nabo; 1 puerro; 1 rama de apio; 3-4 zanahorias (según tamaño); 2-3 patatas (según tamaño); 100 grs de judías verdes; 1 trocito de repollo; CARNE: 1 trozo de morcillo; 1 punta de jamón; 1 hueso de rodilla; 1 trozo de tocino; 1/4 de pollo; agua; sal.

PASO 1
El día anterior, ponemos los garbanzos en remojo con un poquito de sal. (imprescindible este paso).

PASO 2
Escurrimos los garbanzos y los ponemos en la olla (yo uso una malla, pero si no la tenéis, no pasa nada).


PASO 3
Preparamos la carne. La lavamos bien y la secamos y la ponemos encima de los garbanzos. Mejor poner primero el tocino, ablanda mucho los garbanzos.


PASO 4
Pelamos la verdura y la lavamos, pero la dejamos entera y la metemos en la olla junto a todo lo anterior.

PASO 5
Cubrimos la verdura con agua y echamos una cucharada de sal aproximadamente (según cantidad, claro).


PASO 6
Ponemos la olla en el fuego y esperamos a que rompa a hervir. Entonces, irá saliendo una espumilla. Dejamos que salga bastante espuma y la vamos retirando con una cuchara o una espumadera. Y cuando ya no salga más espuma, cerramos la olla.
Esta espumilla marrón es la que hay que quitar. No os preocupéis, es normal que salga. De hecho, sale en todos los caldos y hay que limpiarlos.

PASO 7
Una vez cerrada la olla, tapamos y dejamos que suba la vávula de la olla y empiece a soltar el vapor. Entonces, bajamos el fuego  hasta la mitad y dejamos cocer 35 minutos aproximadamente (depende de la olla, claro). Pasado este tiempo, retiramos la olla del fuego y dejamos enfriar. Abrimos y probamos los garbanzos, si están en su punto, pasaremos al siguiente paso. Si están duros, podemos cerrar la olla de nuevo y ponerla otros 5 ó 10 minutos.

PASO 8
Aquí es donde viene lo distinto. ¿os acordáis que antes os dije que dejárais las verduras enteras?, el motivo es que ahora sacaremos la zanahoria, el puerro, el nabo y el apio y los ponemos en el vaso de la batidora (o una jarra en mi caso, je,je...), les ponemos un poco de caldo y pasamos por la batidora. Nos quedará como un puré que añadiremos a la olla junto con el cocido. Esto le dará un color y un sabor a la sopa alucinante.





Como véis, el caldo queda de un color fantástico. Si os gusta la zanahoria, reservad una para luego servirla con el cocido.



PASO 9
Ya podemos empezar a servir el cocido. En primer lugar, sacamos el caldo y ponemos parte de él en un cazo aparte (o todo, si sois muchos). Cuando rompa a hervir echamos los fideos, un puñado por persona aproximadamente, dejamos que rompa a hervir otra vez y entonces bajamos el fuego y cocinamos durante unos cinco o diez minutos. (yo uso fideos del 0%, son mucho más finos).


PASO 10
Después de la sopita, servimos los garbanzos con la verdura y la carne.


Como véis, no es nada complicado y es un plato delicioso ideal para cuando tenéis mucha gente a comer y para un día frío de invierno.
Os quería comentar lo que he hecho con el repollo. Lo he sacado una vez cocido y lo he troceado. En una sartén he frito unos ajos aplastados con piel y todo. Cuando el ajo esté doradito, añadimos un poquito de pimentón dulce, removemos rápidamente y añadimos el repollo a toda velocidad (el pimentón se quema y amarga). Regamos con un chorrito de vinagre, salamos y dejamos rehogar unos diez minutos.
Como véis, no le pongo ni chorizo, ni morcilla, no me gusta el cocido con el sabor a grasaza, en el caso de que os guste, podéis cocerlo aparte y lo echáis después. Hay gente que le pone hueso de espinazo, pero eso va en gustos.
Hoy, mi amigo José María al que le dí esta receta el viernes, me ha dicho que en la carnicería le han dado un truco para que el cocido tenga menos grasa y consiste en añadirle un trocito de calabaza. Si no la habéis probado nunca, sabe muy similar a la zanahoria, así que no variará el sabor en absoluto, por probar...y si encima quita grasa, mejor que mejor.
Espero que os animéis con la cocina tradicional madrileña. ¡Buen provecho! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...