martes, 5 de junio de 2012

Otra receta con guisantes

Esta vez no he usado los guisantes como ingrediente estrella sino como acompañamiento a estos filetes en salsa, receta que he copiado de mi madre y que ella suele hacer cuando algunos filetes le salen duros. Por ello, se puede decir que es una de esas recetas de aprovechamiento o de reciclaje. Como yo no iba a ser menos, también la he hecho aprovechando unos filetes que tenía en el congelador a los que tenía que dar salida. En verdad, la carne me dura muchísimo, por eso tengo que congelarla, pues solamente comemos ternera una vez a la semana, por eso de la dieta equilibrada y estos filetes tenían que desaparecer, así que se me encendió la bombillita y rápidamente asocié los guisantes a la carne, aunque no he acabado con los guisantes, me ha servido para consumiéndolos. Es una receta estupenda, no es porque sea de mi madre, os recomiendo probarla.

FILETES EN SALSA AL ESTILO DE MI MADRE


PARA DOS PERSONAS: 2 filetes de ternera; 1 puñado de guisantes; 1 zanahoria; 1 cebolla grande; pimienta negra en grano;1 diente de ajo; vino blanco; cognac; sal; aceite; agua.
Pelamos, lavamos y troceamos la cebolla y la zanahoria. En la olla, ponemos un chorrito de aceite y cuando esté caliente añadimos la mitad de la cebolla picada y la zanahoria, ponemos a pochar y cuando estén medio hechas, añadimos la carne limpia, salmpimentada y cortada en trocitos. Removemos y le añadimos el resto de cebolla y zanahoria, así como el diente de ajo en láminas. Añadimos también unos cinco o seis granos de pimienta negra y dejamos pochar hasta que la cebolla esté transparente. Entonces añadimos un chorrito de vino blanco y otro de cognac, subimos un poco el fuego y dejamos evaporar el alcohol. Pasados unos dos minutos, añadimos los guisantes, cubrimos con agua, salamos y tapamos la olla. Cocemos unos 10 minutos. Dejamos enfriar la olla y servimos.
Este es un plato ideal para servir con patatas fritas, pero son altamente calóricas y, aunque me encantan, intento evitarlas, una alternativa más ligera son unas patatas asadas o un puré de patatas, pero como hoy he llegado del trabajo sin tiempo para nada, y como tengo kilos de lechuga (también del huerto de mi suegro) a los que darles salida, he optado por acompañar el plato de una ensalada de lechuga, tomate y pepino, una alternativa mucho más ligera.
También es una receta ideal para la gente mayor y para los más peques, pues la carne queda muy tierna y es más fácil de masticar.
OPCIÓN: Podéis triturar la verdura si no os gusta encontrarosla en el plato (sobre todo suele pasar con los críos). Cocéis los guisantes aparte y se los añadís a última hora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...