domingo, 17 de junio de 2012

Tarta tres chocolates para mi hermana

El jueves pasado fue el cumpleaños de mi hermana. En cuanto llega un cumple familiar me pongo a pensar en la tarta que voy a hacer. En este caso no tenía duda ninguna, pues hace poco tuvimos una conversación en la que me decía que ésta era su favorita, así que, blanco y en botella...
He hecho esta tarta muchas veces, se la hice a mi suegro, la hice para mi fiesta de cumpleaños, para cenar con amigos, para llevar a una comida en un camping... Ya se ha convertido en un clásico, pero es una tarta que siempre gusta y además, es muy sencilla de hacer, ya lo veréis.
La semana pasada hice una versión para mi amigo Rufino que también celebró su cumpleaños y que es fan del chocolate blanco, así que la hice sólo con un chocolate y quedó riquísima. No tengo foto, pero os imagináis cómo quedó más o menos.


150 grs de chocolate negro; 150 grs de chocolate con leche; 150 grs de chocolate blanco; 3 sobres de cuajada; 750 ml de nata; 750 ml. de leche; 150 grs de azúcar; chocolate rallado para decorar; PARA LA BASE: 250 grs de galletas tipo "digestive", un chorrito de miel; 80 grs de mantequilla.

Elaboramos la base de la tarta poniendo las galletas en el robot de la batidora junto con la mantequilla derretida y el chorrito de miel. Una vez trituradas, las extendemos sobre la base del molde, alisando bien la masa con ayuda de una cuchara para que quede uniforme. Reservamos.

Preparamos el chocolate negro, 1 sobre de cuajada; 50 grs de azúcar; 250 ml. de nata y 250 ml de leche. En un cazo, ponemos el chocolate en trozos, 125 ml de leche; toda la nata y el azúcar y ponemos a calentar. Mientras, en el resto de la leche disolvemos la cuajada. Removemos la mezcla que tenemos en el fuego y cuando rompa a hervir le añadimos la cuajada, removemos hasta que hierva y apartamos del fuego brevemente. Volvemos a poner sobre el fuego hasta que hierva de nuevo. Retiramos y dejamos enfriar. Vertemos encima de la base de galletas.

Repetimos la operación con el resto de chocolates, hasta tener las tres capas.

Rallamos chocolate negro (yo usé el de Nestlé postres) y decoramos una vez que la tarta ya está fría.

VARIAS COSAS A TENER EN CUENTA: es importante que las capas estén templadas antes de verter una encima de otra, pues se puede romper la capa anterior y mezclarse. Aparte de esto, recomiendo que, cuando echéis las capas, lo hagáis sobre una cuchara puesta del revés.
La decoración la podéis variar a vuestro gusto, podéis usar fideos de chocolate, bolitas, trufas heladas... usad la imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...