lunes, 23 de julio de 2012

De la vida ociosa

¡Qué bien se está de vacaciones! Te acuestas sin prisa, te levantas a la hora que te apetece... Esto es vida, amigos... Pero he de reconocer que yo tengo un pequeño... llamémoslo problema, defecto... no sé muy bien cómo definirlo: me cunde demasiado el tiempo y en verano aún más, los días son más largos, no tengo que trabajar... Así que si me levanto a las nueve de la mañana a las dos de la tarde ya he ido a la compra, he vuelto, la he colocado, he limpiado la casa, he hecho las llamadas de rigor, me he duchado, hecho una mascarilla, he charlado con la vecina, he mirado Internet... Por lo tanto, el verano para mí es un poco infernal en ese sentido. Hoy me ha pasado algo así. Esta tarde no sabía muy bien qué hacer y ya llevaba tiempo con ganas de preparar unas galletitas, así que, a pesar del calorazo, me he metido en la cocina y allí me he tirado un par de horitas. He intentado hacer galletas decoradas con glasa que no me han salido muy bien, pero bueno, era la primera vez que las hacía. La receta que he seguido ha sido la que proporciona la escuela de cocina Alambique en sus cursos. Debo decir que es muy buena receta, os la recomiendo. Ahí va:

GALLETAS



2 huevos; 250 grs de azúcar glas; 250 grs de mantequilla sin sal; 550 grs de harina; ralladura de limón y de naranja; aroma de vainilla;
PARA LA GLASA REAL: 250 grs de azúcar glas; 1 clara de huevo; colorante al gusto.

Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bol y batimos un poco con las varillas. Le añadimos el azúcar glas y seguimos batiendo. Añadimos las ralladuras y el aroma. Mezclamos bien. Añadimos los huevos uno a uno según vamos batiendo y finalmente la harina. Trabajamos la masa hasta que no se pegue ni al recipiente ni a los dedos. Entonces, hacemos una bola y la forramos con papel film. Metemos a la nevera una hora aproximadamente. Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa de la nevera y la amasamos con el rodillo hasta que tenga un grosor de unos 3 mm, entonces le damos la forma deseada con cortapastas. Ponemos las galletas en la bandeja del horno cubierta con papel vegetal y horneamos 15 minutos a 160º .
Una vez hechas, dejamos enfriar y, si tenemos tiempo y ganas , las decoramos con glasa real. Para ello, ponemos una clara de huevo en un bol y la trabajamos un poco con la batidora. Añadimos el azúcar tamizado y batimos hasta obtener un compuesto homogéneo. Cubrimos las galletas con la glasa. Si no tenéis colorante ni instrumental necesario (manga pastelera, biberones...), podéis simplemente untar la glasa con una espátula o una cuchara y si no, las galletas solas están muy buenas, las espolvoreáis con azúcar glas y listo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...