viernes, 17 de agosto de 2012

Vaciando la nevera

Llevo ya unos días mosqueada con mi nevera, anoche, de hecho, nos despertó con la señal de alarma y no había persona humana que la hiciera callar. Creo que quiere llamar nuestra atención... El caso es que, aparte de marcharnos de vacaciones y como no me fío de ella ni un pelo y me da miedo llegar y encontrarme un caos y la cocina apestando a comida podrida y... lo que sería peor para mí: ¡llena de bichos!, me he propuesto dejarla vacía. A ver qué os parece mi menú de aprovechamiento:

SALMOREJO DE CIRUELAS


Para 4 tazas de salmorejo aproximadamente: 2 kgs de tomates (yo usé de pera); 4 ciruelas; 2 dientes de ajo; sal; vinagre de Jerez; aceite de oliva; 3 rebanadas de pan del día anterior o, en su defecto, de pan de molde. 

He de decir que yo hago una versión light del salmorejo. Le añado muy poco pan para no aumentar su contenido calórico y lo hago en la batidora americana, si no tenéis, hacedlo con la tradicional, pero tendréis que trabajarlo más.

Rallamos los tomates y los ponemos en el vaso de la batidora, le añadimos las ciruelas cortadas en trozos y lavadas, claro está, los dientes de ajo troceados, el pan mojado y escurrido, la sal y un chorrito de vinagre. Tapamos la batidora y la ponemos a la máxima potencia. Mientras se bate, vamos añadiendo poco a poco el aceite para que ligue bien. Cuando veamos que ya está listo, pasamos por el pasapuré para eliminar restos de pieles. Servimos decorando con unas ciruelas y, por supuesto, bien fresquito.

CACEROLADA DE HUEVOS CON ESPINACAS, SALMÓN Y QUESO


5 huevos; 1/2 bolsa de espinacas; 1 paquete de salmón ahumado de 100 grs; 2 cucharadas de queso Philadelphia; sal; 1 diente de ajo; aceite; pimienta; nuez moscada.

Estas cantidades son orientativas, pues os pongo exactamente lo que tenía en la nevera. Podéis añadir lo que queráis. 
Comenzamos por hacer las espinacas. Cortamos un diente de ajo en láminas y lo ponemos a dorar con un poco de aceite en la sartén. Añadimos las espinacas, salamos y salteamos hasta que estén blandas. Ponemos las espinacas en una fuente de horno y añadimos el salmón ahumado en trozos, el queso repartido en trocitos y rompemos los huevos por encima con un poco de pimienta negra recién molida y un toque de nuez moscada.  Metemos al horno unos 20 minutos a 220º. Ojo con la sal en este plato, pues el salmón ahumado es bastante salado y cuando se cocina aumenta su sabor.

¡Qué aproveche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...