domingo, 2 de septiembre de 2012

Memorias de Grecia

Aún cierro los ojos y me siento en Grecia, parece que todavía noto la brisa del increíble Egeo en mi cara y escucho música griega de fondo... ¡Cómo echo de menos las tierras helenas y sus preciosos paisajes y esas puestas de sol que te dejan sin aliento! y no exagero, si no, comprobadlo vosotros mismos:





 
Pero Grecia también tiene otro tesoro increíble y que muy poca gente conoce: su cocina que consiste en  algo más que musaka y yogur griego y esa abuela del "jroña que jroña". Suele ser tachada de simple y básica y es cierto, pero eso no es algo negativo, sino todo lo contrario, en la sencillez es donde se encuentran los mayores tesoros, ¿no os parece?. Los platos griegos son platos con pocos ingredientes, pocos pero de calidad pues usan productos frescos no, fresquísimos y todavía cultivados, como es el caso de los vegetales y las frutas, o criados, como las carnes, de la manera tradicional. Otro punto importante es que jamás encontrarás en una carta griega un producto que no sea de temporada, y esto habla por sí solo.
La cocina del continente varía con respecto a las islas, pues en el continente es más frecuente encontrar platos de carne, sobre todo de cordero, mientras que en las islas, como es lógico, abundan los platos de pescado.
Los ingredientes que utiliza la cocina griega son típicamente mediterráneos siendo el principal el aceite de oliva, pero también encontramos berenjenas, tomates, pepinos, patatas... A pesar de ser los mismos ingredientes que podemos encontrar en España o Italia, la manera de cocinarlos es bastante diferente.
Existe una gran variedad de aperitivos que se llaman "mezes" y que se acompañan con Ouzo, una bebida típica similar al anís que abre el apetito. Entre los mezes más típicos están el Tzatziki, la Melitzanosalata (ensalada de berenjenas en crema), la Taramosalata (de huevas), pastelitos de espinacas, berenjenas y calabacines fritos, quesos..., y un plato que a mí me vuelve loca y que es fácil de encontrar en cualquier sitio, los dolmades, hojas de parra rellenas de arroz que están deliciosas:


En Santorini y en Creta hemos probado un "meze" nuevo que no habíamos visto antes llamado "Fava" y que es una especie de hummus elaborado con un tipo de legumbre que no se encuentra en ningún otro lugar y que parece una lenteja amarilla:


También en Creta sirven unos entrantes llamados "Dakos" que son similares a la bruschetta italiana, pero con un pan bastante duro que lleva el mismo nombre y con tomate y orégano.
En Santorini descubrimos un "meze" típico de la isla, unas albóndigas de tomate que estaban deliciosas y es que allí es muy típico el tomate cherry, cultivan una variedad única con un sabor peculiar que le da la tierra volcánica.
En la mesa griega no puede faltar el pan, pues el trigo es otro de los ingredientes básicos de su gastronomía, lo puedes pedir sólo o con ajo y queso como el de la foto:



Entre los primeros platos más típicos no puede faltar la famosa ensalada griega, acompañada de su inseparable queso Feta:

En Creta tienen su propia "Ensalada Cretense" que varía con respecto a la griega porque en lugar de Feta lleva queso Mizithra, y además lleva unos crujientes de pan. También Santorini tiene su ensalada típica con tomates cherry de los que os hablé antes y con alcaparras, también muy típicas de la isla.
En cuanto a los segundos platos no falta el pescado ni la carne. Entre los platos más típicos encontramos el estofado de cordero, los souvlaki, brochetas de cerdo, de pollo o de cordero o el gyros, que no es ni más ni menos que el kebab y que muestra la clara influencia árabe y turca en la cocina griega. También es típico el conejo al vino, toda una delicia. Los pescados siempre son de temporada: pulpo, doradas, sardinas, boquerones, anchoas... La manera más típica de comerlos es al grill, cosa que me encanta:


Los postres griegos tienen una clara influencia árabe, pues la gran mayoría están elaborados con miel y frutos secos: baklavas, kataifi... Nos llamó la atención que en Creta, siempre te regalan el postre que, dependiendo del restaurante, puede consistir en fruta fresca (melón, uvas, sandía...) o en un dulce de la casa. El que más nos gustó fueron unos buñuelos típicos de la isla llamados Loukumades, regados con miel y acompañados con helado.
Además del postre, en cualquier restaurante cretense siempre te invitan a una botellita de Raki, un digestivo similar al aguardiente elaborado con la cáscara de la uva. Es bastante fuerte, pero sin duda ayuda a digerir las suculentas comidas:




Otro digestivo típico y algo más caro es el Metaxa, lo hay desde tres estrellas hasta doce y va subiendo en precio según su calidad. Es muy similar al cognac y es bastante caro.
Y no puedo dejar de mencionar el vino, elemento imprescindible en toda mesa griega. Son famosos sobre todo los vinos de Santorini, los únicos elaborados con uva completamente autóctona. Al parecer, la uva de Santorini es la única que no ha sido afectada jamás por la Filoxera y eso la hace única. Esto se debe a las características del terreno volcánico que la protegen contra plagas. El vino más conocido de Santorini es el Vinsanto, que probablemente lo habréis probado en Italia, pero que tiene su origen en la isla griega, es un vino blanco bastante caro pero de gran calidad.
Como véis, una comida en Grecia es todo un acontecimiento y un deleite para los sentidos, perfectamente estructurada y diseñada para disfrutar desde el primer momento en que te sientas a la mesa y todo eso acompañado del entorno, hacen de la comida griega algo único e inolvidable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...