martes, 2 de octubre de 2012

Dando salida a los tomates

Me encantan los tomates, y os puedo contar historias al respecto. Mis padres tuvieron una casita en Morata de Tajuña (Madrid) hasta que yo cumplí los 5 ó 6 años. Allí tenían huerta y cultivaban de todo, entre otras cosas, tomates. Recuerdo las enormes cestas de tomates en la puerta de la casa y sobre todo, su aroma. Mis padres y hermanos me cuentan que yo siempre solía ir desnuda por allí, cogiendo tomates de la cesta y comiéndomelos a bocados poniéndome perdida, con todo el pecho lleno de tomate, ¡me ponía fina, ja, ja...! Me hubiese gustado verme por un agujerito. Aún hoy día, no hay nada que me guste más que un buen tomate abierto con sal, sin nada más.  Cuando vamos al huerto de mi suegro a por tomates, suelo abrirme uno y comérmelo a mi estilo, pero también me gusta  variar y tampoco doy a basto para comer tanto tomate, así que tengo que buscarme diferentes maneras de comerlo. Aparte de en la ensalada, siempre me rallo unos cuantos para tener para el desayuno (no perdono mi tostada con tomate), pero aún así, cuando hay mucha cantidad, tengo que buscarme las mañas para no tirarlo. No suelo hacerlo frito (de eso se encargan o mi suegra o mi madre) así que lo tengo complicado, por eso, ayer decidí hacer una mermelada de tomate que hemos probado hoy en esta tapita y que está deliciosa no, los siguiente. El proceso no es sencillo y tampoco rápido, pero merece la pena.

TOSTAS DE PAN DE PIPAS CON MERMELADA DE TOMATE, QUESO DE CABRA Y HUEVO DE CODORNIZ ESCALFADO
 
 
Para la mermelada de tomate: 1 kg de tomates; 250 grs de azúcar; zumo de 1/2 limón.
 
Pelamos y despepitamos los tomates y los cortamos en cuadraditos. Los  ponemos en una cacerola alta (para evitar salpicaduras) añadimos el azúcar y dejamos reposar media hora antes de ponerlos al fuego para que suelten agua. Escurrimos y ponemos a fuego medio. El tomate empezará a soltar espuma que retiraremos y subimos a fuego máximo, añadimos el zumo de limón y dejamos cocer unos minutos. Bajamos el fuego. Cocemos durante 30 ó 40 minutos hasta que se haya absorbido la mayor parte del jugo, sin llegar a quedar seco, pues cuando se enfría, se queda menos líquido.
 
PARA LA TOSTA: pan de pipas (o cualquiera que os guste, yo usé éste hecho por mí en la panificadora de Lidl); 2 cucharaditas de mermelada de tomate; 1 rodajita de queso de cabra; 1 huevo de codorniz .
 
Tostamos el pan. Extendemos la mermelada y ponemos el queso encima. Escalfamos los huevos en agua hirviendo con sal y vinagre durante un minuto y ponemos encima de nuestra tosta.
 
Toda una delicia que os hará quedar bien en un aperitivo con amigos.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...