martes, 30 de octubre de 2012

Mis primeras galletas de Halloween

De pequeña envidiaba a los americanos por celebrar Halloween y eso que no me gustaban los monstruos en absoluto, yo era más de princesas Disney, pero creía que era algo divertido. ¡Ojalá hubiese llegado antes a España la tradición de disfrazarse! ¡Cómo lo hubiese disfrutado! y más teniendo en cuenta nuestras costumbres por estas fechas. El hecho de ir al cementerio a poner flores a tus seres queridos me parecía de lo más triste y me lo sigue pareciendo, de hecho. Mucho mejor disfrazarse y pasárselo bien, ¿no os parece?
Pero, ¿de dónde viene esta tradición? Lógicamente, nosotros tenemos una clara influencia religiosa, pero la celebración de Halloween es de origen celta, por lo tanto, es una festividad pagana. El 31 de octubre, según el calendario celta, se celebraba el fin de año o Samhein, según su creencia, esa noche, los muertos volvían para poseer a los vivos, y solían abrir las puertas de sus casas y poner comida para las almas buenas y se disfrazaban para ahuyentar a las malas. Esos fueron los orígenes de Halloween.
Mucho tiempo después, tras la emigración de muchos irlandeses a América, esta tradición se implantó en el Nuevo Continente dando lugar a la fiesta que hoy conocemos, que, como todas las grandes celebraciones en la actualidad, se ha convertido en algo puramente comercial.
Aprovechando que hoy ha hecho un día de perros y que me daba una tremenda pereza ir al gym, me he quedado en casa y he probado a hacer unas galletas "monstruosas", para ser las primeras galletas que hago, me han quedado de miedo, y nunca mejor dicho, ja, ja....
 
 
Para 12 galletas: 125 grs de mantequilla a temperatura ambiente; 250 grs de harina; 150 grs de azúcar glas; ralladura de naranja y de limón; aroma de vainilla; 1 huevo.
Decoración: Fondant de colores.
Utensilios: cortadores
 
He seguido la receta que me dieron en un curso que hice en la escuela Alambique, pero he hecho la mitad de la receta.
Mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y los aromas. Añadimos el huevo y mezclamos. Añadimos toda la harina de golpe y amasamos hasta que la masa se despegue del recipiente y no se pegue a los dedos. Si es necesario ir añadiendo harina, se la añadiremos poco a poco, pero tenemos que conseguir una masa que no sea pegajosa. Una vez conseguido esto, hacemos una bola con la masa y la envolvemos en film. La metemos a la nevera una hora aproximadamente.
Pasado ese tiempo, la extendemos con el rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada, el grosor ideal sería de unos 0.5 mm. Cortamos las galletas con ayuda de un cortador y ponemos en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Horneamos en horno precalentado a 170º durante 15 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frías las decoramos a nuestro gusto, en este caso yo he usado pasta fondant. También las podéis hacer sencillas, que están muy ricas.
¡Happy Halloween!
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...