sábado, 20 de octubre de 2012

Sábado lluvioso

Me encanta levantarme un día de lluvia y darme cuenta de que es sábado y no tengo que ir a trabajar. Soy de esas pocas personas que disfrutan de los días grises como el de hoy. Para mí no hay sensación más placentera que desayunar viendo cómo llueve y sentirme refugiada en casa mientras tomo mi café calentito con mi tostada de tomate. Hoy hemos aprovechado bien la mañana haciendo limpieza general y preparando un menú de sábado de lo más rico.

DE PRIMERO...: CREMA DE COLIFLOR
La coliflor es algo que no me vuelve especialmente loca, y eso que soy una apasionada de las verduras y las hortalizas, pero desde que mi suegro tiene el huerto, tengo que darle salida a unas cuantas cuando llega la temporada. Me encanta rebozada o con bechamel, pero el problema es lo sumamente calórica que es, así que el año pasado me puse a buscar recetas para gastarlas pronto. Encontré una receta de crema de coliflor (ya no recuerdo dónde) que probé y que me encantó y desde entonces, siempre la hago igual, jamás creeríais que estáis comiendo ese apestoso vegetal. Incluso a mi suegro, al que tampoco le gusta demasiado, le encanta esta receta. Animáos a probarla, os encantará y os sorpenderá.

Para 4 personas: 1 coliflor mediana; 1 patata grande; 1 cebolla; 4 dientes de ajo; sal; pimienta negra en grano; comino molido; perejil picado; caldo de pollo; aceite de oliva.

En una cacerola ponemos aceite a calentar y, cuando esté caliente, añadimos los dientes de ajo enteros aplastados. Los doramos. Una vez dorados añadimos la coliflor (previamente lavada y cortada en ramitos) y rehogamos un par de minutos. Pasado ese tiempo añadimos la patata, lavada y troceada y la cebolla, también pelada y cortada en juliana. Rehogamos otro par de minutos. Echamos la sal, la pimienta, una cucharadita de cominos molidos, perejil picado y cubrimos con caldo de pollo. Dejamos cocinar por espacio de 30 minutos. Pasado ese tiempo retiramos del fuego y pasamos por la batidora hasta obtener una crema fina. Servimos caliente con un chorrito de aceite de oliva y un poquito de pimentón dulce.

DE SEGUNDO...: PICANTONES MARINADOS EN SIROPE DE ARCE Y SALSA DE SOJA CON CHALOTAS CONFITADAS EN VINAGRE DE MÓDENA


Para 2 personas: 2 picantones; 1 chorrito de sirope de arce; 1 chorro de salsa de soja; sal; pimienta; el zumo de una lima; jengibre en polvo; 1 vaso de agua:
Para las chalotas; 6 chalotas; 50 cl de vinagre de Módena, 1 cucharada de azúcar moreno; una pizca de sal; agua.

En mi instituto tenemos dos auxiliares de conversación, Meghan y María. Hemos tenido mucha suerte con ellas, pues ambas son muy trabajadoras y sobre todo, encantadoras. Meghan es de USA y María de Canadá pero sus padres son gallegos. Este verano, la madre de María vino a España y le encargué sirope de arce (la hoja de arce es la que aparece en la bandera de Canadá), pues allí es más barato y mucho más bueno que el que se puede encontrar por aquí. Me trajo un frasco enorme y desde aquí se lo agradezco enormemente. Hoy me he decidido a estrenarlo con este plato y el resultado ha sido un éxito.
Si os animáis a probarlo y no sabéis dónde comprarlo, es fácil de encontrar en grandes superficies o en tiendas americanas, y si no, podéis sustituirlo por miel.
Lavamos bien los picantones bajo un chorro de agua fría y los secamos. Con ayuda de un soplete de cocina o un mechero o similar, los limpiamos de pelillos. Salpimentamos una vez limpios y metemos en una bolsa de plástico de cierre hermético. Añadimos un chorro de sirope de arce, otro de salsa de soja, el zumo de lima y cerramos bien la bolsa. Metemos a la nevera como mínimo una hora. Pasado ese tiempo, ponemos los picantones en una fuente de horno con su jugo  y los metemos al horno a 200º durante 30 minutos aproximadamente. Pasados unos diez minutos, abrimos el horno y añadimos un vaso de agua para desleír bien la salsa y les vamos dando la vuelta cada cierto tiempo hasta que estén tostaditos por fuera.
Como guarnición he elegido unas chalotitas confitadas (Juan Luis, las chalotas no son pimientos, ja, ja...), la receta la he sacado de un blog llamado "conpan.es"  o algo así. El motivo de esta guarnición es que Sergio es fan absoluto de las cebollas, de ahí que se haya zampado incluso las mías. Ahí va la receta:

En un bol de cristal ponemos las chalotas peladas (con cuidado de que no se deshagan) junto con el vinagre, el azúcar y la sal y lo tapamos con film agujereado. Cocinamos hasta que estén blandas pero no se deshagan (yo tardé 7 minutos, pero depende del micro). Pasado este tiempo, las ponemos en una cacerola amplia y dejamos reducir la salsa. Si vemos que se seca demasiado, añadimos algo más de agua.
Servimos nuestros picantones con las chalotitas.




Y de postre...: APPLE CRUMBLE CON HELADO DE CHOCOLATE
Ya sabéis cuánto me gusta Lidl. Hace ya un tiempo compré un preparado para hacer Apple Crumble, (creo que lo tienen siempre), en UK es un postre muy típico, pero como Lidl es alemán, supongo que allí también lo será. Éste es el paquete:

Aprovechando que mi suegro había traído manzanas del pueblo (mirad qué pinta), lo he preparado para el postre de hoy:


Es muy fácil de preparar. Tan sólo tenéis que añadir al sobre grande un huevo y 100 grs de mantequilla fundida y amasar hasta que queden como miguitas. Pelamos 500 grs de manzanas y las troceamos. Las espolvoreamos con el sobre de azúcar y canela y mezclamos con las migas. Horneamos 40 minutos a 180º. En el envase sugieren servir con helado de vainilla, pero sólo tenía de chocolate, aún así, el resultado es delicioso, la foto no dice verdad, pero estaba de muerte:

¡Feliz sábado a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...