sábado, 15 de diciembre de 2012

Roscos de Vino Caseros, ¡qué ricos!

No me gustan mucho los dulces navideños, bueno, no es que no me gusten, más bien me empacha un poco ver tanto junto en estas fechas, pero si hay algo que siempre me ha gustado han sido los roscos de vino. El otro día estaba cotilleando un poco en Facebook y vi que Estrella, la dueña de Horneando Deseos, el taller y tienda donde he hecho un par de cursos (y donde pienso seguir haciéndolos), había publicado una receta de roscos de vino. Me quedé con la copla y me la apunté para hacerla en el momento en que tuviera tiempo. Es una receta fantástica y debo decir que el sabor es increíble y que superan con creces a los que podáis comprar en cualquier tienda. Animáos a hacerlos en casa.
 
ROSCOS DE VINO
 
 
500 grs de harina; 125 grs de azúcar; 20 ml de anís dulce; 200 ml de aceite de oliva frito; 125 ml de vino dulce; canela en polvo; 20 grs de sésamo tostado; ralladura de limón; azúcar glas para decorar.
 
 
Ponemos a calentar el aceite en una sartén y la harina en el bol de la amasadora (yo no tengo KitchenAid pero tengo la de Lidl que me hace un apaño); cuando el aceite esté caliente se lo añadimos a la harina y removemos bien. En este momento añadimos el resto de ingredientes y amasamos. Cuando tengamos una masa homogénea que no se nos pegue, la extendemos con un rodillo sobre una superficie enharinada (yo usé un tapete de silicona de Ikea que me regalaron Sonso y Diana por mi cumple y que va fenomenal) para que no se pegue hasta conseguir un grosor de un centímetro aproximadamente. En este momento, con la ayuda de un cortapastas o un vaso, si no lo tenemos, damos forma a las rosquillas y el agujero del centro lo hacemos con el tapón de la botella. Volvemos a amasar la masa sobrante (valga la redundancia) y a cortar más rosquillas y repetimos la operación hasta que no nos quede masa. Ponemos las rosquillas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y horneamos a 180º 20 minutos, dependiendo del horno. Dejamos enfriar sobre una rejilla y una vez fríos, decoramos con azúcar glas.
Como tenía algo de papel de seda en casa decidí envolver algunos para ponerlos en la bandeja de dulces que suelo poner en estas fechas para las visitas. No quedaron mal, ¿verdad?.

 
¡Gracias Estrella!


2 comentarios:

  1. Anda, estos son los mismos que hago yo, y están buenísimos. La única diferencia es que le frio unas cascaras de naranja en el aceite y me espero a que esté frio. Además me gusta amasarlos a mano, se te queda una piel super suave con el aceite de oliva.
    En breve me toca preparar otra tanda, que está la nochebuena a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
  2. Sí, salen super buenos. Probaré a hacerlos ocn la cáscara de naranja. Es verdad, te tiene que dejar las manos genial!! También lo probaré!! Gracias!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...