martes, 30 de julio de 2013

Lasagna Vegetariana Light

Hoy me he decidido por un plato vegetariano para comer. La huerta de mi suegro está a pleno rendimiento por lo que la receta de hoy está elaborada con ingredientes totalmente frescos y naturales, algo que, por desgracia,es un lujo hoy día. 
No sé por qué en cuanto leemos "vegetariano" inmediatamente asumimos que nos podemos hinchar a comer sin miedo a engordar y no hay nada más lejos de la realidad, queridos, si os paráis a leer cualquier receta vegetariana o vegana veréis que verdurita lleva, claro, pero también queso, frutos secos o bechamel que hacen que el contenido calórico del plato se dispare, así que ojito con este tipo de comida, no os engañéis.
Para que esto no pase, os traigo una lasagna elaborada con productos bajos en calorías que hacen que este plato lo podáis comer sin miedo a la báscula. ¡Espero que os guste!.

LASAGNA VEGETARIANA LIGHT
Para 2 personas: 
1 berenjena; 1 calabacín pequeño o medio grande; 1 bandejita pequeña de setas; 1 mozzarella light; 4 alcachofas naturales o 6 corazones de alcachofa en conserva; Queso rallado tipo Grana Padano o Parmesano; Sal; Pimienta negra; Sal gorda.Agua; Aceite de oliva.
Para la salsa de tomate:
 1 bote de tomate frito; 1/2 cebolla morada; 1 diente de ajo; Medio vaso de vino blanco; 1 puñado de hojas de albahaca; Sal; Pimienta Negra molida; Aceite de Oliva.


Comenzamos pelando las berenjenas. Las cortamos en rodajas de un centímetro aproximadamente y las ponemos en un plato. Espolvoreamos con sal gorda y dejamos reposar media hora aproximadamente para que suelten toda el agua.
Cocemos también las alcachofas unos diez minutos en agua con sal si las usamos naturales.
Mientras tanto, pelamos y cortamos el calabacín en lonchas finas o en rodajas y troceamos las setas con la mano, siempre en la dirección de las rayitas de la seta para evitar que pierdan el agua.
Pasamos ahora a preparar la salsa de tomate, para ello, pelamos y troceamos la cebolla morada y hacemos lo mismo con el diente de ajo y los ponemos a pochar en una cacerola con aceite. Añadimos sal y pasados unos minutos, añadimos el vino, subimos el fuego para que se evapore bien. Una vez evaporado el vino añadimos el tomate y dejamos cocinar todo junto unos cinco minutos a fuego bajo. Pasado este tiempo añadimos la albahaca fresca lavada y seca y dejamos cocer  otros cinco minutos a fuego también bajo.. Añadimos pimienta negra recién molida y pasamos al robot o al vaso de la batidora donde mezclaremos todo bien. hasta conseguir una salsa homogénea.
Pasada la media hora de reposo de la berenjena, la ponemos a cocer unos siete minutos en agua hirviendo para reducir el tiempo de horno. Hacemos lo mismo con el calabacín, aunque con éste, cinco minutos serán suficientes.
En una sartén con aceite, doramos un diente de ajo y lo retiramos y salteamos en él las setas. 
Una vez listos todos los ingredientes, montamos nuestras lasagnas con ayuda de un cortapastas cuadrado para darles forma.
En primer lugar ponemos una capa de calabacín, salpimentamos y añadimos una cucharada de la salsa de tomate que extenderemos bien. Encima de ésta ponemos las alcachofas cocidas troceadas, después, ponemos la mozarella cortada en trocitos, encima de ésta pondremos las setas y por úlitmo las berenjenas, cubriéndolas para terminar con salsa de tomate y espolvoreando con el Grana Padano rallado.
Metemos al horno precalentado a 200º unos 10-15 minutos. Servimos decorando con alcachofa picada y un poquito de cebollino fresco.

Como véis, es una manera deliciosa de comer verdura y también de hacer que los más peques de la casa la coman.


¡Feliz Martes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...