domingo, 1 de septiembre de 2013

Sabores de Cerdeña (Parte 1)

Este año hemos elegido Cerdeña (Italia) como lugar para pasar nuestras vacaciones. Es una isla impresionante e inabarcable para un solo viaje,  tanto a nivel turístico como a nivel gastronómico. Es más, me atrevería a decir que es mucho más inabarcable a este último nivel, pues la gastronomía sarda es impresionantemente rica y variada con muchisimas especialidades diferentes dependiendo de la región en la que te encuentres.
Como es habitual en mí siempre que viajo, me he traído varios libros de cocina sarda y algún ingrediente que otro ya que en España muchas cosas no son fáciles de encontrar. Es el caso del Pane Carasau o Carasatu, como pone en el envase de la foto, uno de los panes más típicos de la isla y que suelen servir en casi todos los restaurantes. 
Es un pan típico de la región de Barbagia (en el interior tirando al sureste), muy parecido a las obleas en cuanto al concepto pero con un sabor y una textura diferentes. Se llama así por la última fase de la cocción que se llama en sardo: "sa carasadura" que se podría traducir como "tostado". Es un pan ligero y muy fácil de conservar y que solían comer los pastores cuando tenían que pasar largas temporadas fuera de casa, de ahí su origen. Su consumo, como he dicho antes, está muy extendido en la isla y es fácil de encontrar en cualquier supermercado sardo, aquí no lo será tanto, pero podéis sustituirlo por cualquier otro tipo de pan similar que encontréis. Yo me traje esta "vaschetta":

A mí me encanta su sabor, pero sobre todo su ligereza, ya que no llena tanto como otros panes. De ahí que me haya decantado por usarlo para preparar la tapita que os traigo hoy para celebrar mi vuelta de vacaciones, espero que os guste.

TOSTA DE PANE CARASAU CON CHIPS DE TOMATE
ANCHOAS, QUESO PECORINO SARDO AL MIRTO
REGADA CON ACEITE DE ALBAHACA
(Casi ná)
Ingredientes para dos tostas: 
1 trozo de pan Carasau (o similar o cualquier otro que os guste, incluso queda bien una patata frita grande); Chips de tomate (explico receta aparte); 4 anchoas; queso Pecorino Sardo al Mirto en lascas (o cualquier otro, por ejemplo, Parmesano o Pecorino Sardo normal que podéis encontrar en La Casa de los Quesos de Getafe); un chorrito de aceite de albahaca.

PARA LOS CHIPS DE TOMATE:
La piel de cuatro tomates; aceite de oliva virgen; sal
Hay una revista italiana que me fascina titulada "La Cucina Italiana", por supuesto, me la traje a España y en el número de agosto venía un especial "Pomodoro" con un montón de recetas increíbles con este magnífico ingrediente. Una de ellas me llamó la atencion por lo diferente y original y eran estos chips de piel de tomate que están la mar de buenos y que son mucho menos calóricos y más originales que las patatas fritas.
Para elaborarlos, cogemos los tomates bien lavados y les hacemos una cruz en la parte de abajo. Ponemos agua a calentar y antes de que rompa a hervir, los escaldamos durante un minuto y medio aproximadamente. Los sacamos y los sumergimos en agua fría con hielo. Pelamos los tomates y reservamos la piel que secaremos bien.
Calentamos abundante aceite y freímos en él las pieles de tomate hasta que estén tostaditas y crujientes. Las dejamos escurrir sobre papel de cocina. Salamos y servimos.


Una vez listos nuestros chips de tomate, procedemos a montar la tapita, para ello, ponemos en un plato las láminas de pane carasau, sobre ellas unos cuantos chips de tomate al gusto. Ponemos las anchoas encima y espolvoreamos con el queso en lascas. Terminamos la tapa regándola con un chorrito de aceite de albahaca (podéis usar aceite de oliva virgen normal). 

No tengáis reparo en probar las pieles de tomate fritas, son deliciosas y la tapa os sorprenderá, os doy mi palabra de teacher.


¡Feliz Domingo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...