viernes, 21 de marzo de 2014

Estofado de Carrilleras de Ibérico con Patatas

Mi cabeza nunca deja de pensar y de ahí que pasen por mi mente pensamientos de lo más variopinto, desde ideas brillantes a cosas realmente absurdas. Pienso mucho, de verdad, y el otro día, mientras me arreglaba para ir a trabajar, tuve una revelación y es que nunca hago estofado. Para psicoanalizarme estoy, pero es verdad que es uno de esos platos que nunca se me ocurre cocinar y no sé por qué, quizá por algún trauma infantil, tendré que averiguarlo. El caso es que rápidamente tuve otro pensamiento inteligente y decidí preparar uno rico para comer al día siguiente. 
Como no tenía mucha práctica y la receta del estofado no está en mi base de datos, llamé a mi mami para que me diera unos consejillos y me salió un plato de rechupete y es que las recetas de mamá, aún con sus instrucciones dudosas, siempre salen bien, ¿qué tendrán, oye?.

Ingredientes para 2 personas:

4 carrilleras de ibérico; 1 trozo de calabaza; 
1 cebolla; 1 diente de ajo; 1 bouquet garni; 
6 granos de pimienta rosa; 2 patatas medianas;
 Vino blanco; Cognac;
2 Cucharadas de tomate natural rallado;
Sal; Aceite de oliva; Agua.
Opcional: Perejil picado; Cebollino Fresco


Cortamos las carrilleras en trozos medianos siguiendo la dirección de la veta y las salpimentamos. Ponemos aceite a calentar y cuando esté listo añadimos las carrilleras, bajamos el fuego a fuego medio y dejamos dorar, removiendo frecuentemente.



Troceamos la cebolla y el ajo y cuando la carne esté doradita, los añadimos a la cacerola. Removemos bien y dejamos pochar. Cuando la cebolla empiece a transparentar, añadimos la calabaza limpia y troceada, removemos y dejamos cocinar todo junto.

Pasados unos cinco minutos, añadimos un chorro de vino blanco y otro de cognac. Subimos el fuego y dejamos evaporar. Entonces añadimos el tomate y el bouquet garni, que es un ramillete de hierbas aromáticas ideal para guisos que venden en Hipercor.


Removemos bien y añadimos la pimienta, previamente machacada en el mortero y la sal. Dejamos cocinarse todo un par de minutos y añadimos el agua (mi madre prefiere agua y no caldo), sin que llegue a cubrirlo demasiado, no mola ver carne flotando. Cerramos la olla y dejamos cocinar 15 minutos desde que sale el vapor por la válvula a fuego medio. 
Mientras tanto, pelamos y lavamos las patatas y las troceamos quebrándolas, esto quiere decir que antes de realizar el corte del todo, la rompemos, mi madre dice que esto hace que el caldito quede más espeso y que las patatas tarden más en quedarse zapateras. 
Pasados el primer cuarto de hora, dejamos salir el vapor y abrimos la olla, añadimos las patatas, probamos de sal y rectificamos si fuese necesario y cerramos de nuevo. Cocemos otros 15 minutos igual que antes. Pasado este tiempo, retiramos la olla del fuego, dejamos enfriar y emplatamos el estofado espolvoreándolo con perejil picado y decorándolo con cebollino fresco (opcional).

 

Después de comprobar y recordar lo bueno que está, prometo no volver a olvidarme de algo tan rico y sencillo.
Recordad siempre que menos es más...
¡Feliz Fin de Semana!


2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...