domingo, 28 de junio de 2015

Pasta Verde con Bacalao y Tomates Secos

Creo que alguna vez os he dicho que me encanta la pasta, en todas sus formas y variedades, pero es un plato que no suelo cocinar mucho y no, no es porque engorda y bla, bla, bla... sino porque es un ingrediente que me gusta cocinar al momento y con el trabajo no me da tiempo a hacer una pasta como Dios manda.  De hecho me cabrea bastante cada vez que escucho decir que la pasta engorda. Está claro que si le echamos kilos de queso, nata o salsas de todo tipo, nos comemos un plato enorme y encima la acompañamos con pan, lo hará, pero bien cocinada y acompañada de buenos ingredientes, es un plato de lo más equilibrado que puede formar parte de cualquier dieta. Así que rompo una lanza en favor de este maravilloso ingrediente que además pega con todo y es ideal para reciclar cosillas que nos hayan sobrado y que estén olvidadas en la nevera, como es el caso de mi receta de hoy que espero que os guste. 

PASTA VERDE CON BACALAO Y TOMATES SECOS

Para 2 personas:
200 grs de pasta verde;
1 bote de tomates secos en aceite;
100 grs de migas de bacalao desalado; 
2 tomates kumato;1 cucharadita de alcaparras; 4 anchoas en salazón;
1 diente de ajo; Albahaca fresca; Cebollino Fresco;
Perejil Fresco; Sal; Pimienta negra recién molida;
Queso rallado (Yo he usado Grana Padano)


Comenzamos desmigando un poquito más el bacalao. Lo ponemos en un bol y añadimos el aceite de los tomates secos. Troceamos también los tomates y se los añadimos al bacalao. Añadimos las 4 anchoas troceadas y las alcaparras.
Ponemos una sartén al fuego y salteamos esta mezcla durante 5 minutos a fuego suave. Las anchoas se derretirán y le darán un sabor delicioso a la mezcla. Pasado este tiempo, la ponemos en el bol de nuevo y dejamos enfriar. Una vez fría, añadimos las hierbas frescas lavadas y troceadas,los tomates kumato lavados y cortados en cuadraditos y la pimienta molida.
Cocemos la pasta en el último momento. Ponemos unos 2,5 l de agua con sal al fuego, y cuando llegue a ebullición añadimos la pasta. Cocemos el tiempo estimado por el fabricante. En este caso yo he necesitado 8 minutos.
Una vez cocida, cogemos un poquito de agua de cocción y la reservamos. Escurrimos la pasta, la ponemos de nuevo en la cacerola (apartada del fuego) y rápidamente le añadimos la mezcla de bacalao y tomates. Añadimos el agua de cocción que hemos reservado para darle más brillo a la pasta y para que quede más suelta y mezclamos bien. Servimos con queso rallado Grana Padano por encima y unas hojitas de albahaca fresca.





Si nunca habéis comido tomates secos no os preocupéis, son fáciles de encontrar en grandes superficies en la sección de conservas. Si sois algo más sibaritas, podéis encontrarlos en cualquier tienda de productos italianos o gourmet. Es importante que hagáis esta receta con este tipo de tomates porque tienen un sabor muy característico y es lo que le da personalidad a la receta.  ¡Hasta el próximo post!


4 comentarios:

  1. Ayyyy eso es como lo de que las ensaladas no engordan, y te ves al gordo de turno con su ensalada llena hasta los topes de queso cheddar (horror), bacon y nueces, y no le dices nada porque... pa'que!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo!!! y aliñada con kilos de salsa rosa, jaajjajaja. Un besazo!

      Eliminar
  2. Una combinación de sabores exquisita sin duda!!!

    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...