sábado, 12 de diciembre de 2015

Garbanzos al Curry con Calamares, Quínoa y Leche de Coco

Jamie Oliver, uno de los chefs más famosos y mediáticos del Reino Unido, inició hace tiempo una lucha en forma de campaña contra la comida basura tanto en su país como en los Estados Unidos donde gran parte de la población infantil sufre graves problemas de obesidad y están condenados a padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes... desde una edad excesivamente temprana. De hecho, esta campaña fue tan fuerte que consiguió llevar ante los tribunales nada más y nada menos que al famosísimo Mcdonalds por el modo en el que se elaboraba la carne utilizada en sus hamburguesas, querella que por cierto ganó, consiguiendo que la famosa cadena de comida rápida usara productos menos nocivos y de mejor calidad. 
Es terrible que la principal causa de mortalidad en uno de los países más avanzados del mundo sea la obesidad y esta vez por desgracia no se trata de un estereotipo, sino de una realidad. Sin ir más lejos, la semana pasada veíamos en clase un vídeo sobre el sistema educativo británico y americano y una de las comparaciones que se hacían era entre el horario de comidas y lo que comían los estudiantes en uno y en otro país. En Reino Unido no es que las imágenes del "lunch" fuesen de lo más saludable, pero en USA se llevaban la palma: hamburguesas, perritos, pizza..., ¡en un comedor escolar! Mientras mi exclamación es a modo de indignación, la de mis chicos lo fue a modo de asombro, "es que los americanos son mejores" llegó a decir un alumno... y como lo americano es mejor, ¿qué tendemos a hacer en España? Imitarlo. ¿Por qué no valorar nuestra rica dieta mediterránea y sentirnos orgullosos de tener tantísimos manjares a nuestro alcance? ¡Y qué digo, no solo manjares sino también cultura y tradición culinaria! ¡Si los niños norteamericanos, según muestra Oliver en sus programas, no saben distinguir una patata de un pepino!... Tenemos que empezar a cambiar nuestra mentalidad, no podemos dejar que el ritmo de vida que llevamos nos haga caer en las redes de la comida rápida basura, intentemos hacer una pizza o una hamburguesa en casa en lugar de llamar a la franquicia de turno, o meter cualquier alimento congelado al microondas... No dejemos que nuestra cultura culinaria se pierda. Seamos todos Jamie Oliver a pequeña escala. Defendamos lo sano, no sólo para estar más delgados sino para que tengamos y nuestros hijos también, una vida más larga y saludable. 
Yo ya he empezado mi propia "Food Revolution" y os traigo una receta sana para que vosotros iniciéis la vuestra. 

GARBANZOS AL CURRY CON CALAMARES, QUÍNOA Y LECHE DE COCO

Ingredientes para 2 personas:
200 grs de garbanzos; 1 cebolla;
1 diente de ajo; 1 pimiento verde;
250 grs de anillas de calamar;
30 grs de Quínoa; 1/2 vaso de leche de coco;
1 cucharadita de curry; Sal;
Aceite de Oliva.


La noche anterior, ponemos los garbanzos en agua con una pizca de sal. Al día siguiente, escurrimos los garbanzos y los ponemos en una olla con agua y sal. Cocemos durante 20-25 minutos. Escurrimos bien y reservamos.
Pelamos la cebolla y el ajo y los cortamos en trocitos pequeños. Lavamos el pimiento y lo cortamos en trocitos también.
Ponemos aceite en una cacerola y cuando esté caliente añadimos las verduras. Añadimos un poco de sal para que suden, bajamos el fuego y tapamos hasta que la cebolla este transparente y el pimiento haya cambiado de color.
Mientras se hacen las verduras, troceamos los calamares y cuando las verduras estén listas, los añadimos a la cacerola, removemos y salteamos durante un par de minutos. Añadimos los garbanzos, removemos para que se mezcle todo bien y echamos la cucharadita de curry sin dejar de remover. Por último, vertemos la leche de coco sobre la mezcla y removemos y dejamos cocer a fuego lento unos 10 minutos. Probamos de sal y rectificamos si fuese necesario.
Durante ese tiempo preparamos la quínoa. Ponemos los 30 grs de quínoa con 90 grs de agua y dejamos cocer durante unos 10-15 minutos con una pizca de sal. Una vez lista la añadimos a los garbanzos y mezclamos todo bien.
Y ya tenemos nuestro plato listo para servir. Es recomendable no servirlo excesivamente caliente para poder apreciar mejor el sabor del curry y la leche de coco.


Podéis usar también garbanzos ya cocidos para esta receta, es un modo de ahorraros tiempo en la cocina y si escogéis una buena marca de conservas el resultado es igual de bueno.


A nosotros nos encantó la receta y es un modo diferente y sano de comer legumbres. Os sorprenderá.


¡Hasta el próximo post!

LINKS DE INTERÉS
www.foodrevolutionday.com




2 comentarios:

  1. Adoro la food revolution de Jamie. Cada vez que veo a mis amigos que no cocinan, que se alimentan de bocadillos y precocinados ¡a los casi 40 años! y que alimentan a sus hijos con basura del supermercado... me pongo enferma, te lo prometo... y luego me dicen que yo cocino raro porque tengo dos cajones llenos de especias! Ay madre.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico plato, enhorabuena. Me lo "quedo" para probarlo próximamente. Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...