domingo, 20 de diciembre de 2015

Nems Ibéricos

Los nems son unos rollitos típicos de la cocina vietnamita y a diferencia de los clásicos rollitos de primavera, son un bocado mucho más sutil y elegante, pues su tamaño es más pequeño y además se sirven acompañados de una hoja de lechuga y otra de menta para envolverlos y comerlos con la mano. El sabor y la frescura que aporta la menta junto con la lechuga es lo que más me gusta de este plato porque convierte un simple rollito en una delicatessen. 
Normalmente se rellenan de una mezcla de verduras y algún tipo de carne, sobre todo cerdo o pollo, y se acompañan de una salsa específica para nems elaborada con vinagre de arroz, salsa de pescado y salsa de soja entre otros ingredientes, pero esta vez he hecho mi propia versión adaptándola a la cocina española. Cuando me surgió la idea me preocupaba que el relleno no combinase con el sabor de la menta, por eso recurrí a mi magnífico libro La Enciclopedia de los Sabores de Niki Segnit, con el fin de averiguar qué ingrediente usar para darle ese carácter ibérico al rollito sin quitarle la esencia asiática de la lechuga y la menta y me sorprendió leer que morcilla y menta combinan a la perfección, así que ya tenía la solución para mi idea y el resultado fue sencillamente espectacular, un bocado sencillo con un sabor sorprendente. No dudéis en sorprender a vuestros invitados con unos deliciosos nems ibéricos. Espero que os gusten.

NEMS IBÉRICOS

Ingredientes para 10 rollitos
1 morcilla de calidad (que no sea de arroz)
1/2 cebolla; 1/2 manzana tipo reineta o 1/2 pera;
Pasta brick o Papel de arroz;
1 cogollo de lechuga (usaremos una hoja por rollito); 
10 hojitas de menta fresca;
Sal; Aceite de oliva; Huevo batido.


Comenzaremos pelando y picando la cebolla muy, muy fina. Pelamos la manzana o la pera y la partimos en trocitos pequeños. Ponemos a pochar la cebolla junto con la fruta en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando la cebolla empiece a transparentarse, añadimos la morcilla sin piel y desmigada, salteamos todo junto y salamos al gusto. Pasamos la mezcla a un bol para que se enfríe.
Cortamos tiras de pasta brick de unos 10 cm de ancho, ponemos una cucharada de relleno a unos tres o cuatro centímetros del borde más cercano a nosotros y enrollamos el rollito como se explica en el link que os dejo a continuación. En él usan pasta de arroz pero el método es el mismo. Para cerrar bien los rollitos con la pasta brick, pintaremos el extremo con huevo batido.


Una vez formados los rollitos, los ponemos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y los horneamos durante 5-7 minutos a 220º, hasta que tengan un bonito color dorado. Cuando los sacamos del horno podemos servirlos calientes, pero a mí me gusta que se atemperen para poder manejarlos y para que no estropeen la textura de la lechuga.
Servimos con una hoja de cogollo de lechuga y una hojita de menta previamente lavadas y secadas y a disfrutar de nuestros nems ibéricos.




En lugar de hacer los nems al horno podéis freírlos en abundante aceite caliente, pero al ir rellenos de morcilla que ya es bastante grasa, he preferido hacerlos de esta manera y rebajar el número de calorías del plato. Si en lugar de pasta brick usáis pasta de arroz podéis hacer lo mismo, al horno también quedan muy bien y nuestro cuerpo lo agradecerá.

¡Hasta el próximo post!
¡Feliz Navidad!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...