domingo, 12 de junio de 2016

Pluma Ibérica a la Sal con Ensalada de Quínoa y Corazones de Alcachofa a la Vinagreta de Zumaque

Casa Ruiz es un negocio de productos selectos a granel que cuenta con 3 tiendas en diferentes zonas de Madrid y que se caracteriza principalmente por defender el desarrollo sostenible promoviendo el consumo responsable de productos de temporada y de proximidad, evitando así el uso de transportes contaminantes hasta el punto de ofrecer servicio de reparto a domicilio en bicicleta, que es gratuito en compras superiores a 60 euros. 
En cualquiera de sus tiendas, incluyendo la tienda online, podemos encontrar una gran variedad de productos entre los que se incluyen legumbres, frutas deshidratadas, frutos secos, cereales, sales, especias, arroces, harinas, infusiones y un sinfin más de ingredientes, todos ellos de la máxima calidad a un precio de lo más razonable.
Sin duda es uno de esos lugares que, bien merece una visita, aunque sea para hacer un regalo original, ya que también preparan cestas de regalo personalizadas con una excelente presentación pues en Casa Ruiz se cuida hasta el más mínimo detalle y eso es lo que lo convierte en uno de los negocios más especiales de la capital.
Como no podía ser menos, la receta que hoy os traigo está preparada con dos de esos magníficos productos: quínoa roja y zumaque, una especia típica del Líbano bastante poco conocida en nuestro país, pero que ya sabéis dónde encontrar. 

PLUMA IBÉRICA A LA SAL CON ENSALADA DE QUÍNOA
Y CORAZONES DE ALCACHOFA A LA VINAGRETA DE ZUMAQUE.

Ingredientes para 2 personas:
1 pluma ibérica; 1 kg de sal para hornear, 2 claras de huevo;
1 grano de pimienta larga; 1/2 vaso de quinoa roja; 1 vaso de caldo de pollo; 5 alcachofas; 
1 cucharadita de zumaque; 1 cucharadita de vinagre de manzana; 1 cucharada de aceite;
Sal; Aceite de Oliva Virgen; 1 limón; Agua.



Esta receta se divide en varios pasos, ya que todos los ingredientes se cocinan por separado, por un lado la carne, alcachofas por otro y quínoa por otro.
PREPARACIÓN DE LA CARNE A LA SAL
Batimos las claras hasta que estén blancas (yo usé de las pasteurizadas de Mercadona) y entonces las mezclamos con la sal hasta obtener una pasta. 
Ponemos la pimienta larga (si no se encuentra usar pimienta negra normal o pimienta rosa) en el mortero y machacamos, espolvoreamos con ella la carne por ambos lados.
Ponemos una capa de sal en una bandeja de horno y ponemos la carne en medio, cubrimos con otra capa gruesa hasta que quede bien tapada y compacta. Pinchamos con el termómetro para carne y metemos al horno precalentado a 180º y horneamos hasta que alcance una temperatura de 55-60º que es la ideal para obtener una carne al punto. Una vez alcanzada la temperatura deseada, sacamos del horno y rompemos la capa de sal, limpiamos bien la pieza de sal y metemos en un papel de plata para que la carne no pierda los jugos al cortarla antes de tiempo.
PREPARACIÓN DE LAS ALCACHOFAS
Para prepararlas seguiremos la preparación tradicional. Pelamos las alcachofas y las ponemos en una olla con agua con limón para que no se oxiden. Añadimos sal al agua y cocemos durante 7 minutos. Escurrimos y dejamos enfriar. Separamos los corazones quitándoles los pelitos y los troceamos. Reservamos.
PREPARACIÓN DE LA QUÍNOA
Ponemos la quínoa en un colador debajo del grifo de agua fría y la lavamos bien hasta que al probarla no amargue. En ese momento la ponemos en un cazo con el caldo de pollo (podéis usar agua) y la cocemos durante unos 20 minutos hasta que se absorba todo el líquido. No he usado sal porque el caldo ya lleva, si usáis agua, deberéis añadirle un poquito de sal. Una vez lista mezclamos con las alcachofas.
VINAGRETA DE ZUMAQUE
Mezclamos todos los ingredientes en un bol y emulsionamos bien. Aliñamos con ella la ensalada de quinoa y alcachofas.
EMPLATADO
Finalmente emplatamos poniendo en primer lugar una base de ensalada con la ayuda de un cortapastas redondo. Troceamos la carne siempre deslizando el cuchillo suavemente sobre ella y apoyando el tenedor, nunca pinchándola y la colocamos encima de nuestra ensalada. Terminamos con unas gotitas de aliño por encima de la carne y decoramos con un poquito de cebollino fresco.




Para terminar me gustaría hablaros un poquito más del zumaque. Como os decía es una especia típica de la cocina libanesa principalmente. Con un color rojizo y un olor y sabor ácidos, se utiliza principalmente para condimentar carnes, pescados o como parte de aliños para ensaladas. Toda una delicia que os aconsejo probar. Si me permitís una sugerencia para degustar este plato, os recomiendo trocear la carne y mezclarla con la ensalada para comerlo todo junto y permitir que el aliño condimente también a la carne. Toda una delicia ibérica con toques exóticos que espero que os guste.
¡Hasta el próximo post!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...