lunes, 10 de julio de 2017

Ensalada Asiática de Arroz con Brochetas de Salmón y Perlas de Fruta de la Pasión

Últimamente me llama mucho la atención esa necesidad loca que tiene la gente de etiquetarlo todo o  incluso de etiquetarse a sí mismos: millennials, xennials, foodies, trend-setters, it-girls, veggies, runners... Y me pregunto de dónde viene esa necesidad de encasillarse, tal vez sea de ese instinto de manada que aún conservamos los humanos de nuestro origen animal, de una necesidad de pertenecer a algo... No sé, la cuestión es que me resulta muy curioso el orgullo con el que alguien sale por la tele autoproclamándose miembro de un grupo en particular. En una ocasión leí en un artículo que es necesario tener un "tag" para que la gente te siga (sobre todo por Internet), porque una etiqueta te hace diferente de los demás. Qué queréis que os diga, yo más bien creo que es todo lo contrario, que te encasilla en un grupo y acaba con tu individualidad. Y ojo, con esto no quiero decir que esté en contra de lo que significan muchos de esos grupos, sino que creo que se puede ser de todos ellos sin necesidad de pegarse una etiqueta en la frente. En todo caso si hay una etiqueta que todos tenemos y que deberíamos lucir orgullosos, es la nuestra propia, nuestro nombre y apellidos, porque es la única que nos diferencia de los demás y que nos hace ser únicos. 
Y como a mí no me gusta ponerle etiquetas a nada, tampoco se las pongo a mi cocina y hoy os traigo una recetilla con nombre propio que espero que os guste tanto como a nosotros. 
 
ENSALADA ASIÁTICA DE ARROZ CON BROCHETAS DE SALMÓN 
Y PERLAS DE FRUTA DE LA PASIÓN
 
Ingredientes para 2 personas:
100 grs de arroz jazmín; 2 zanahorias; 1 trozo de puerro; 
1 pepino; 1 trozo de jengibre fresco; 1 chorrito de salsa de soja;
1 chorrito de salsa de ostras (opcional); 2 lomos de salmón; 
Aceite de Oliva; Sal; el zumo de media lima; Leche de coco; unas gotas de Tabasco
1 botecito de perlas de fruta de la pasión (LIDL); Agua.
 

Comenzaremos preparando el arroz. Para ello, ponemos los 100 grs de arroz a hervir con el doble de agua y sal y vamos removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Mientras tanto, troceamos los ingredientes de la ensalada: las zanahorias, el puerro y el pepino (despepitado). 
Echamos aceite en una sartén y añadimos las zanahorias y el puerro, los salteamos durante unos dos o tres minutos, salamos, añadimos la soja, parte del jengibre fresco rallado y la salsa de ostras, removemos bien y reservamos.
Una vez listo el arroz, mezclamos con estos ingredientes y el pepino fresco. Aliñamos con sal y otro poquito de jengibre fresco rallado, la leche de coco, el Tabasco y el zumo de media lima. Mezclamos bien y reservamos.
Para las brochetas de salmón es imprescindible pedirle al pescadero que nos corte el salmón en lomos y estos a su vez en filetitos y que nos quite también la piel. Cortaremos los filetitos de salmón con un tamaño de unos dos centímetros, salamos y los enrollamos sobre sí mismos, pinchando con la brocheta por el extremo para que no se nos abra. Repetimos la operación hasta formar la brocheta completa. 
Ponemos la plancha a calentar con una gotita de aceite (el salmón es graso ya de por sí) y cuando esté bien caliente ponemos las brochetas. Las cocinaremos aproximadamente 1 minuto por cada lado. 
Cuando estén listas, montamos el plato poniendo con ayuda de un cortapastas una base de ensalada de arroz, sobre ella la brocheta y terminaremos con unas perlas de fruta de la pasión que le darán ese toque ácido y dulce al mismo tiempo tan especial.
 


Algunos ingredientes de esta receta, como la salsa de ostras, no son fáciles de encontrar si no tenéis un negocio asiático cerca, pero podéis prescindir totalmente de ella si no la encontráis. Como os digo en la sección de ingredientes, las perlas de fruta de la pasión son de la gama de productos Deluxe de LIDL, os recomiendo probarlas, ya que sobre todo con pescados hacen una combinación espectacular.
Podéis variar este plato añadiendo cualquier otro pescado: merluza, lenguado, atún... Y también podéis variar los ingredientes de la ensalada a vuestro gusto, pero para darle un toquecito asiático no os puede faltar el jengibre, que además le aportará frescura a vuestro plato.
¡Espero que os haya gustado!
¡Hasta el próximo post!


 

4 comentarios:

  1. Pues si son las etiquetas lo que nos diferencia... apaga y vamonos! Nada más uniforme ni más uniformador que compartir tag con medio mundo, anda...

    En fin! Me quedo con tu ensalada, sin etiquetas.

    ResponderEliminar
  2. woooowww!! de restaurante de lujo!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...