Lasagna de Verduras con Bechamel de Calabacín y Scamorza Ahumada

Hay muchas cosas del comportamiento humano que me cuesta entender y una de ellas es por qué al llegar el fin de semana, tras varias jornadas de estrés, nos metemos en un centro comercial para estar como sardinas en lata. No hay nada que me parezca más desesperante que estar metido en un atasco desde que sales de casa, simplemente para poder acceder al centro en cuestión, dar millones de vueltas por el parking para conseguir aparcar el coche, sortear a cientos de personas por los pasillos, soportar el ruido, la musiquita de fondo de las diferentes tiendas... ¡No me digáis que no son lugares de tortura! Y ya no hablo de meterse allí con una panda de niños. El "centrocomercialismo" se ha convertido en una alternativa más de ocio para familias, algo que me parece de lo más triste porque vivimos en una sociedad de consumo que nos hace víctimas del mismo desde el día en que nacemos así que convertirlo además en nuestra manera de pasar el tiempo libre es terrible y poco enriquecedor culturalmente hablando. Así que la próxima vez que te aburras en casa y te de la tentación de cogerte el coche para darte una vueltecita por el Parquesur de turno, piénsatelo dos veces.  Yo desde luego, prefiero quedarme en casa, ponerme una serie de Netflix y disfrutar de una receta como esta.

LASAGNA DE VERDURAS CON BECHAMEL DE CALABACÍN
Y SCAMORZA AHUMADA 
Ingredientes para 2 personas:
Láminas de lasagna fresca; 2 zanahorias moradas y 2 zanahorias normales; 
1 puerro, 1 diente de ajo; 1 manojo de trigueros; 2 tomates pelados; 100 grs de champiñones;
1/4 de vaso de vino blanco seco; Sal; Pimienta negra recién molida; Aceite de Oliva; 
Scamorza Ahumada Rallada; Queso Parmesano rallado;  
PARA LA BECHAMEL DE CALABACÍN:
1 calabacín; 1/2 cebolla fresca; 1/2 vaso de leche evaporada;
Sal; Nuez Moscada; Pimienta Blanca; Aceite de Oliva.

Comenzamos por pelar, lavar y trocear todas las verduras en trocitos pequeños. Ponemos aceite en una sartén y las ponemos a pochar con un poco de sal. A mitad del proceso añadimos el vino blanco, subimos el fuego para que se evapore y añadimos los champiñones. Cocinamos durante otros cinco minutos, salpmientamos y reservamos.
Para la bechamel de calabacín, picamos la cebolla bien fina y la ponemos a pochar en una sartén con aceite. Pelamos y picamos el calabacín y se lo añadimos a la cebolla. Añadimos sal y dejamos cocinar a fuego bajo durante diez minutos hasta que se ablande. Entonces, añadimos la leche evaporada, la sal, la pimienta blanca y la nuez moscada, removemos y batimos hasta obtener una crema. Reservamos.
Montamos la lasagna, para ello he utilizado un molde cuadrado forrado de papel de horno. Como es pasta fresca, no necesita cocción en agua, por lo que ponemos una primera base de pasta, sobre ésta una capa de verduras, otra de bechamel y una capa de queso rallado. Ponemos otra capa de pasta y repetimos la operación. Terminamos con una capa de pasta, otra de bechamel y por último una de queso Parmesano, pues se gratina mejor y le da una apariencia más doradita. Ponemos dos puntitas de espárragos para decorar y metemos al horno durante 20 minutos a 200º. 
Desmoldamos con cuidado de no quemarnos y servimos con unas hojitas de albahaca fresca.


Como véis, esta lasagna tiene menos calorías que cualquier otra receta, pues está elaborada con verduras y una bechamel muy ligera. Además, el queso Scamorza que podéis encontrar con facilidad, es bastante bajo en grasa, un 17%, así que, además de darle un sabor diferente al plato, baja bastante su nivel calórico. Una receta totalmente apta para vegetarianos. Si no queréis usar Scamorza o queréis usar las verduras que tengáis por casa, hacedlo sin miedo, podéis usar brócoli, coliflor, alcachofas, espinacas... La lasagna es un plato muy agradecido. ¡Hasta el próxmo post!

Comentarios

  1. No será a mí a quien te encuentres en un centro comercial pasando mis ratos de ocio... creo que hace años que pisé uno por última vez. Mientras haya comercio de barrio, a mí no me pillan haciendo cola como un zombie en un parqueloquesea. Uf. Que horror.
    La lasaña... nada que lleve scamorza ahumado está malo, por definición, es simplemente imposible.

    ResponderEliminar
  2. Al no vivir en lq capital es difícil encontrar cada vez más negocios locales dignos pero yo soy de las que van lo justito y a horas intempestivas, eso sí, mis ingredientes base siempre en mis tenderos de confianza. Gracias Ana!! Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares