Pasta con Erizos de Mar (Pasta con i ricci)

La pasta con erizos de mar, es un plato típico de Sicilia. Cuando estuve allí, allá por el 2009, todavía no era yo una "morro fino", como me llama Sergio, y reconozco que me dio cosilla probarla por eso de que los erizos se comían crudos. Durante mis vacaciones en Puglia esta pasada Semana Santa, me llamó la atención la gran cantidad de equinodermos (pues los erizos no son moluscos) que se veían en las pescaderías y en los mercados, pero no pude encontrar ningún restaurante donde degustarlos y me vine a Madrid con el antojo de probarlos, pues mi yo "morrofino" actual no puede pasar sin saber a qué sabe algo y cómo se puede cocinar. Por desgracia, los erizos de mar no son fáciles de encontrar en Madrid, y menos en mi ciudad, así que se los encargué a mi pescadero de confianza para poder al fin elaborar esa receta que no me atreví a probar en su momento, si hay algo que me ha enseñado la experiencia es que no hay que dejar nada para mañana, pues podemos perdernos cosas tan fantásticas como esta receta que os traigo hoy.

PASTA CON ERIZOS DE MAR
Ingredientes para 2 personas:
150 grs de pasta larga de calidad (yo he usado Spaghetti de la marca Voiello);
1 kg de erizos de mar frescos; 1 diente de ajo;
1 cayena o 1 guindilla fresca; Perejil fresco picado;
Vino blanco seco; Aceite de Oliva;
Sal Gorda; 2l de agua; Pimienta Negra recién molida.

Erizo de Mar Fresco
Comenzamos por abrir los erizos. No es una operación complicada pero se requiere maña. Se pueden abrir por la parte de abajo que tiene como un agujerito, con la ayuda de dos tenedores, apretando fuerte y abriendo el caparazón, o bien, poniendo el erizo de lado, clavando un cuchillo afilado y terminar de abrirlos con la tijera. Están duros, pero se abren fácilmente.
Una vez abiertos, nos quedaremos con su líquido y la parte naranja, que son las gónadas del erizo. Reservamos.
Ponemos el agua en una cacerola honda, añadimos sal gorda y tapamos y una vez que rompa a hervir, añadimos la pasta y coceremos unos 10 minutos, es importante que dejemos la pasta al dente porque la terminaremos en la sartén, así que si la sobrecocemos, se nos pasará.
Mientras se cuece la pasta, ponemos aceite en una sartén y un diente de ajo con la piel, ligeramente aplastado con un cuchillo, pues queremos que el aceite coja el sabor a ajo y si lo pelamos se nos quemará. Añadimos la cayena, un poco de perejil picado y dejamos que se vaya sofriendo el ajo. Pasados unos minutos, añadimos el vino blanco, subimos el fuego y dejamos evaporar y añadimos unas gotas de agua de los erizos y unos tres o cuatro trocitos de coral, removemos bien. Cuando la pasta esté cocida, escurrimos reservando agua de cocción. Retiramos el ajo y la cayena y añadimos la pasta escurrida a la sartén con un poco de agua de cocción y salteamos bien para que la pasta suelte el almidón y nos quede cremosa. Emplatamos terminando el plato con la carne de erizos por encima, perejil picado, pimienta recién molida y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. 

 
Como habéis observado, los erizos no se cocinan, pues si lo hacemos perderían todo su sabor. También podéis tomarlos en crudo con un poquito de sal, nosotros lo hemos hecho previamente para probarlos de dos maneras diferentes. Con un buen vino blanco, son un aperitivo delicioso.
La pasta con erizos es una receta sumamente delicada, de esas en las que menos es más pues con muy pocos ingredientes conseguimos un plato de restaurante. Os animo a probarla si tenéis ocasión. Deciros además que el precio del erizo no es excesivo, pagué unos 16 euros por el kilo, así que es perfectamente asumible y merece la pena cuando se prueba el resultado. ¡Hasta el próximo post!




Comentarios

Entradas populares