Sepia a la Parrilla con Sambal Matah





Este verano hemos pasado parte de nuestras vacaciones en la isla indonesia de Bali. Allí, aparte de vivir un par de terremotos y sus consiguientes réplicas (sin consecuencias, gracias a Dios), hemos podido disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y de su deliciosa gastronomía y hasta hemos aprendido a preparar uno de sus platos más característicos, el Sambal Matah (sambal= crudo; matah=picante), que en realidad es un acompañamiento para otros ingredientes como pollo o gambas a la plancha o tofu si se quiere hacer una versión vegetariana. Es una receta muy sencilla aunque los ingredientes que la componen no son fáciles de encontrar fuera de tiendas especializadas. Aún así, es un plato que merece la pena si no probar, al menos conocer y por ello hoy he querido traeros un pedacito de Bali, espero que os guste.

SEPIA A LA PARRILLA CON SAMBAL MATAH
Ingredientes para 2 personas:
1 sepia mediana fresca; 2 chalotas; 1 ramita de lemongrass; 
1 hoja de lima keffir; 1 chile o 1 guindilla roja; el zumo de media lima;
Sal; Aceite de coco; Aceite de oliva; Escamas de sal negra; 
PARA DECORAR: Pamplina de agua.

Comenzaremos preparando el Sambal, para ello, pelamos y troceamos las chalotas muy finamente, las ponemos en un bol. Picamos el chile o la guindilla sin las pepitas y lo añadimos a las chalotas. Añadimos la lima keffir picadita, el lemongrass también picadito, la sal, el zumo de lima y dos cucharaditas de aceite de coco. Removemos y reservamos.
Si no hemos troceado la sepia, la troceamos y la ponemos en la parrilla bien caliente durante unos minutos, hasta que empiece a dorarse. Es importante no cocinarla demasiado para que no se nos pase. Retiramos de la parrilla y servimos espolvoreándola con sal negra, un chorrito de aceite de oliva y con la guarnición de sambal.





Como véis la preparación es de lo más sencilla, pero los ingredientes son algo exóticos y cuesta encontrarlos. En la receta original, tanto el lemongrass como la lima keffir se usan frescos, yo los busqué online pero no pude encontrarlos, aunque sí lo hice en conserva en el siguiente link: www.cocinista.es , en el que podéis encontrar casi de todo. En cuanto al picante, he usado una guindilla roja fresca y un trocito de chile, porque pica que da gusto, pero eso ya depende de lo valientes que seáis. El aceite de coco se encuentra en Mercadona y si no encontráis chalotas, usad cebolla morada. La receta que yo aprendí se elaboraba también con pasta de gambas, pero no he podido conseguirla (al menos de una manera económica) y con limas balinesas, que son más chiquititas y aromáticas, pero podéis usar lima normal. 
Dado lo exótico del plato es probable que no os animéis a prepararlo en casa, pero al menos, si alguna vez váis a un restaurante indonesio, ya tenéis una pequeña noción de su cocina, que es mi propósito con esta receta. 
¡Hasta el próximo post!

Comentarios

Entradas populares