Zamburiñas con Crema de Coliflor Morada, Sal de Torrezno y Galleta de Hojaldre en Vasitos

Un año más las fiestas están a la vuelta de la esquina y, como suele ser habitual, nos volvemos locos pensando en recetas para sorprender a nuestros invitados que no nos hagan perder demasiado tiempo en la cocina y así poder disfrutar de la fiesta al máximo. Además, con la excesiva subida de precios en estos días, no es fácil encontrar el plato adecuado que combine sencillez con ahorro. Mi objetivo de hoy ha sido intentar elaborar una receta que os permita sorprender, ahorrar y a la vez disfrutar del calor familiar. Espero que os guste y que os sirva de inspiración.

ZAMBURIÑAS CON CREMA DE COLIFLOR MORADA,
SAL DE TORREZNO  Y GALLETA DE HOJALDRE EN VASITOS

Ingredientes para 4 personas:
2 zamburiñas por persona; 1 coliflor morada;
1 paquete de hojaldre fresco; 1 huevo;
4 torreznos; 3 dientes de ajo; Sal; Agua;
1 pizca de comino molido; Pimienta negra molida;
Aceite de oliva; Cebollino fresco picado; Flores frescas para decorar.


Comenzamos elaborando la crema de coliflor que habremos lavado y troceado previamente. Pelamos y loncheamos los ajos y los ponemos a dorar en una cacerola con aceite.  Cuando estén doraditos, añadimos la coliflor troceada, rehogamos un par de minutos, añadimos sal, pimienta y el comino, removemos y añadimos agua pero no demasiada. Tan sólo que cubra la coliflor. Dejamos cocer unos 15 minutos a fuego medio hasta que la coliflor se haya cocido. En ese momento, la pasamos al vaso de la batidora y trituramos añadiendo el líquido poco a poco para que nos quede una textura no demasiado líquida. Reservamos.
Elaboramos ahora la galleta de hojaldre, para ello cortamos con ayuda de un cortapastas un círculo de hojaldre. Para darle la forma de malla necesitaremos un rodillo específico, si no lo tenéis, podéis hacerlo con un cuchillo o hacer la decoración que queráis. Las untamos con huevo batido y las metemos al horno unos 10 minutos a 220º hasta que estén doradas. Dejamos enfriar.
Para la sal de torrezno tan solo tenemos que machacarlos en un mortero sin llegar a deshacerlos del todo, pues queremos ese toque crujiente.
Por último, lavamos las zamburiñas debajo del grifo para quitar los posibles restos de arenilla que puedan tener, las secamos y las ponemos a dorar en una sartén con aceite durante medio minuto por cada lado. Es importante que no se pasen, pues de hacerlo, quedarían demasiado seca y estropearíamos el plato. 
Para montar el plato ponemos una base de crema, sobre ella un par de zamburiñas (yo he usado solo una porque con las fotos siempre se estropea un poco la comida), añadimos sal en escamas, la sal de torrezno y el cebollino picadito, regamos con un chorrito de aceite de oliva y decoramos con unas flores frescas y la galleta de hojaldre.



Si no os gusta la coliflor o no la encontráis morada que es lo más probable, podéis sustituirla por romanesco o brócoli. Si ninguno de estos ingredientes os van demasiado, una crema de setas también le iría fenomenal. 
Las zamburiñas no es algo que suela subir de precio demasiado durante las fiestas, así que es una alternativa bastante económica. Si queréis gastaros un pelín más, podéis usar vieiras, pero necesitarán algo más de tiempo de cocción al ser más grandes y obviamente serán algo más caras. 
Las flores comestibles las podéis encontrar en Mercadona, pues ha incluído entre sus ensaladas frescas una con flores por 1.55 euros el envase. Yo me moría de ganas desde que lo leí, pues le da un toque increíble al plato convirtiendo lo más simple en algo digno de alta cocina. 
Podéis elaborar la crema el día anterior a la fiesta, eso sí, las zamburiñas siempre en el último momento. Y si ya queréis que os quite menos tiempo aún, las podéis hacer al horno todas de una vez.
No me digáis que no os doy soluciones,¿eh? ¡Hasta el próximo post!

Comentarios

  1. Realmente una pequeña obra de arte condensada en una esencia de colores y, con seguridad, de sabores.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares