Muslo de Pavo con Aceitunas Gordal, Alcaparras y Tomatitos Cherry

Cuando era niña y veía por la tele esas comidas de Acción de Gracias en las series norteamericanas con el enorme pavo relleno como protagonista, me llamaba la atención porque mi madre jamás cocinaba pavo, ella era más de pollo y de conejo, pero el pavo no lo podía ni ver y me decía que era una carne muy seca, así que crecí con esa idea hasta que empecé a probar cosas nuevas con esto de mi afición a la cocina. Es cierto que es una carne poco grasa y por ende, hay que cocinarla con cuidado para que no se nos quede seca como el humo. También, como sucede con las aves, hay partes más magras que otras y obviamente, la pechuga tenderá a quedar menos jugosa que el muslo, de ahí que esta sea la parte que más me gusta escoger para platos de olla o de horno. Os animo a cocinar pavo más a menudo, es una carne muy sana, como dije antes, de muy bajo índice calórico y mucho menos adulterada que la carne de pollo al ser menos frecuente en nuestros mercados. Si además lo cocináis con ingredientes ricos y con cuidado, os quedará un plato tan sencillo y delicioso como el que os dejo a continuación.

MUSLO DE PAVO CON ACEITUNAS GORDAL, ALCAPARRAS Y TOMATITOS CHERRY

Ingredientes para 2 personas:
1 muslo de pavo; 10 aceitunas gordal sin hueso; 1 cucharada de alcaparras; 
Tomates cherry al gusto; Vino blanco seco; 1 cayena; Salvia Seca; Sal; Pimienta Negra;
Aceite de Oliva; Agua.


Comenzamos salpimentando el muslo de pavo y lo ponemos a dorar en una olla con aceite. Una vez dorado por todas sus caras, retiramos y reservamos. En el mismo aceite añadimos los tomates cherry partidos por la mitad, las aceitunas enteras, la cayena y las alcaparras. Salamos y salteamos durante unos minutos. Añadimos el pavo de nuevo y regamos con el vino blanco seco. Añadimos también la salvia y dejamos que el vino se evapore. En ese momento añadimos agua que cubra la carne no más de un dedo, probamos de sal y rectificamos si fuese necesario. Cerramos la olla y dejamos cocinar unos 30 minutos (esto dependerá de la olla). Pasado este tiempo, dejamos enfriar antes de abrir la olla y comprobamos que la carne está tierna, si no se deshace al pinchar con el tenedor, ponedla unos minutos más. Emplatamos poniendo un poco de salsa en la base del plato con su guarnición y el pavo en el centro. Decoramos con hierbas frescas y terminamos con un chorrito de aceite de oliva.


  
Obviamente es un plato que podéis hacer también con pollo si sois de los que, como mi madre, pensáis que el pavo es una carne seca o si os gusta la receta y no encontráis pavo por ningún lado. Aunque en las grandes superficies suele haberlo, os recomiendo comprarlo en una pollería de confianza y, si no suelen tener este tipo de carne, encargadla con antelación. Haced uso del comercio local y consumid producto de cercanía. Podéis sustituir las aceitunas gordal por aceitunas normales o por aceitunas negras, y si no tenéis cherry, usad tomate normal troceado.
Yo he servido la receta sin guarnición pero podéis acompañarla de arroz blanco o de quinoa, ambos le irán fenomenal, completándolo nutricionalmente.
Lo mejor de esta receta aparte de estar buenísima, es que se puede dejar hecha de un día para otro y comer rico entre diario sin tirar de precocinados o de latas, y además también es un buen plato de tapper, para dar envidia a nuestros compis de la ofi.
¡Hasta el próximo post!

Comentarios

Entradas populares