Chowder de Merluza con un toque de Curry

Ya casi ni me acuerdo de las vacaciones de Semana Santa que pasamos en Irlanda después de tanto festivo, pero quería dejaros un recuerdo de esas tierras cocinando algo típico de aquellos lares.
La cocina irlandesa es muy básica y no es que sea fantástica, al igual que sucede con su vecina la británica, pero tiene algún plato tradicional que otro que sienta bien al cuerpo especialmente cuando el tiempo es frío y lluvioso (que suele ser la mayor parte de las veces) y hoy os he querido preparar una versión de su "Seafood chowder", una sopa de pescado que se puede disfrutar principalmente en muchos de los pubs de la Isla Esmeralda junto con el otro gran plato tradicional: el estofado de carne (Irish Stew), normalmente hecho a base de cordero y con un toque de cerveza negra, por supuesto todo siempre acompañado del ingrediente irlandés por antonomasia: la patata.
En mi caso, he hecho una versión muy adaptada a mis gustos y le he dado un toque algo menos irlandés añadiendo curry al plato y quitando la patata, que me engorda bastante, pero el resultado ha sido espectacular, tanto que hasta le he sacado brillo al plato.

CHOWDER DE MERLUZA CON UN TOQUE DE CURRY
Ingredientes para 2 personas:
PARA EL CALDO DE PESCADO:
2 trozos de merluza de la parte fea del cogote; 1 espina de merluza;
 1/2 cebolla; 1 rama de apio; 1 zanahoria; 
1 litro de agua; Sal; Aceite de Oliva; 1 hoja de laurel.
PARA EL GUISO:
La carne dela merluza desmigada; la otra media cebolla; 1 diente de ajo; 1 rodaja de calabaza;
4 ramas de bimi; Caldo de Pescado; 1 cucharadita de curry suave;  1 chorrito de leche evaporada;
Sal; Aceite de Oliva; Cebollino fresco picado; Pimienta blanca molida.

Comenzamos preparando el caldo. Para ello ponemos un litro de agua en una cacerola, añadimos el pescado, la media cebolla, la rama de apio limpia y la zanahoria pelada junto con la sal, la rama de laurel y un chorrito de aceite. Dejamos cocer hasta que el pescado esté cocinado y en ese momento retiramos para que no se cocine en exceso, no retiramos la espina ya que seguirá cociendo el caldo. Dejamos enfriar y desmigamos quitando la piel y espinas, ya que esa parte del pescado tiene muchas. Reservamos.
En una cacerola aparte, ponemos un chorro de aceite y ponemos a pochar la cebolla y el ajo troceados muy finos con una pizca de sal junto con la calabaza en daditos y el bimi lavado y troceado. Una vez listo, añadimos una cucharadita de curry y removemos. Añadimos el caldo y probamos de sal, rectificamos si fuese necesario y en ese momento añadimos la leche evaporada, mezclamos y añadimos el pescado. Añadimos también un poco de pimienta blanca recién molida. Dejamos cocer un par de minutos y servimos decorando con cebollino fresco picado.
 


Como habéis podido leer, es un plato muy sencillo de preparar y es muy apropiado para dietas de control de peso y para niños, ya que se disimula muy bien el pescado. Entiendo que en estas épocas del año en las que ya empieza a hacer calor no apetecen mucho las sopas, pero después de esas vacaciones y del puente, necesitaba desintoxicarme un poquito. Como sugerencia os digo que podéis añadirle unas gambas o unas almejas para completar, o podéis cambiar de tercio haciendo el plato con pollo o pavo.
¡Hasta el próximo post y felicidades a las mamis!

Comentarios

Entradas populares