Orecchiette ai Cime di Rapa

La receta que hoy os traigo, que acabo de preparar para el tupper de Sergio de mañana, es un plato típico del sur de Italia, más concretamente de la región de Puglia, que para que os ubiquéis está en el tacón de la bota. La capital de esta región es Bari (más conocida por su patrón, San Nicolás) donde en las callejuelas de su casco antiguo aún se puede encontrar mujeres o "nonnas" haciendo su pasta más tradicional, los orecchiette, de manera totalmente artesanal. El plato más famoso de esta región son estos Orecchiette ai Cime di Rapa, que no es precísamente uno de los más conocidos de la gastronomía italiana ni de los más fáciles de encontrar en restaurantes a no ser que sean específicos de la región. Los Cime di Rapa, no son ni más ni menos que los famosos grelos gallegos, es decir, la parte verde del nabo, que, por desgracia, no son muy fáciles de encontrar en Madrid, o al menos en mi pueblo, pero que si tenéis ocasión de encontrarlos en la frutería, o vivís en el norte de España, os recomiendo que preparéis esta receta que no os dejará indiferentes y que además es muy fácil.

ORECCHIETTE AI CIME DI RAPA
Ingredientes para 2 personas:
200 grs de orecchiette; 1 manojo de grelos o 1 bote de grelos en conserva; tomates cherry;
3 anchoas; 2 dientes de ajo medianos; 1 guindilla; Pan rallado;
2l de agua; Sal gorda; Aceite de Oliva.


En primer lugar, si compramos grelos, deberemos cocerlos en abundante agua con sal hasta que estén tiernos, escurrimos y reservamos sin tirar el agua, ya que en ese mismo agua coceremos la pasta durante el tiempo que estipule el fabricante, con 2 l de agua con sal gorda. Si usáis "Cime di Rapa" de bote como es mi caso, os saltás este paso y cocéis directamente la pasta.
Mientras tanto, ponemos los dientes de ajo, la guindilla y las anchoas en una cacerola con aceite de oliva, y esperamos a que las anchoas se disuelvan, antes de añadir los tomates partidos por la mitad. Salteamos un par de minutos y por último añadimos los grelos bien escurridos. Añadimos pan rallado al gusto y dejamos cocinar unos minutos, añadiendo un poquito de agua de cocción de la pasta, puesto hará que esta se nos apelmace menos y que quede más suelta la salsa. Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la añadimos al sofrito mezclando todo bien. Servimos con un chorrito de aceite de oliva en crudo.


Recordad que para cocer la pasta es esencial usar sal gorda y siempre echándola con el agua en frío. Es recomendable usar 1l de agua por cada 100 grs de pasta y siempre añadir esta cuando el agua hierve. No echéis jamás aceite al agua, es un truco que no sirve para nada y no aporta nada.Tampoco es recomendable que os paséis de cocción, entre otras cosas porque la pasta engorda más si está pasada, así que respetad los tiempos indicados en el paquete.
Otro error que cometemos al cocinar pasta es añadir la salsa a la pasta, pero se debe hacer al revés, añadir la pasta a la salsa y mezclar, por ello, hay que contar con este tiempo de cocción añadido e intentar siempre escurrirla un par de minutos antes de lo indicado para no sobrecocinarla. 
Durante la receta os he comentado que añadáis agua de cocción a la salsa, este es un truco que hacen en Italia y que da más consistencia a las salsas y hace que la pasta no se quede pegada una vez servida, además de darle mucho más brillo. 
Os recomendaría también usar este tipo de pasta para esta receta, en general hacedlo siempre con cualquier receta de pasta, ya que las salsas no son casuales. Por lo general la pasta corta admite salsas de tomate o esta por ejemplo, y la larga es más apta para carbonaras o pesto, por ejemplo. No tendréis problema en encontrar orecchiette en el super, pero eso sí, comprad una buena marca. En España por lo general no le damos importancia a esto y es algo super importante, que aunque parezca mentira, se nota. Buenas marcas que pueden encontrarse en las grandes superficies (no en Mercadona) son por ejemplo Garofalo, Agnesi, Di Cecco o Barilla, que no es de mis favoritas pero al menos es italiana.
Y como mencionaba antes, en España valoramos poco las recetas de pasta y tendemos a creer que es un plato barato que merece poca consideración y luego, cuando viajamos a Italia, nos damos cuenta de que una receta de pasta puede ser algo espectacular, pero el único secreto reside en cocinarla como os he dicho y en usar los ingredientes adecuados para acompañarla, le daréis un giro a vuestros platos de pasta y os sentiréis como en Italia. 
¡Buon appetito!

Comentarios

Entradas populares