domingo, 8 de febrero de 2015

Chipirones en su Tinta Rellenos de Chorizo

Chipirones y chorizo no es una combinación muy habitual. Eso fue lo que pensé cuando los vi en la carta de una gastrotaberna de mi localidad. En aquel momento no me atreví a pedirlos pero mientras preparaba este plato para la cena de Nochevieja, me dio un arrebato y me decidí a añadir chorizo al relleno. Pensé que si en una gastrotaberna los preparan así, sería por algo. 
Efectivamente, para mi sorpresa y la de todos el chorizo acaba con la linealidad y monotonía del relleno tradicional, convirtiendo unos simples chipirones rellenos en toda una experiencia para el paladar. 

CHIPIRONES EN SU TINTA
RELLENOS DE CHORIZO


PARA DOS PERSONAS:
1/2 kg de chipirones; Aceite de Oliva Virgen; Harina para rebozar



1 pimiento verde pequeño; 2 cebollas frescas; 1 chorizo fresco de calidad; Aceitunas sin hueso (yo usé la mitad del paquete); 1 diente de ajo; 2 huevos cocidos; las patas de los chipirones; 1 chorrito de vino blanco seco; sal; pimienta  negra molida.



Salsa de tomate (aproximadamente unas 4 cucharadas); 1/2 vaso de vino blanco seco; 1 cebolla fresca; 1 diente de ajo; 2 sobres de tinta de calamar; agua, sal; 1 nuez de mantequilla.



Comenzamos limpiando los chipirones. Es importante hacerlo bien y quitarles bien la babilla que tienen por dentro. Reservaremos las patas para el relleno.
Una vez limpios, los reservamos y comenzamos a elaborar el relleno. Para ello, con ayuda del robot de cocina, picamos el pimiento, la cebolla y el ajo muy, muy fino.


Picamos también las patas de los chipirones:


Y hacemos lo mismo con el chorizo, el huevo cocido y las aceitunas. 


En una sartén ponemos la mezcla de pimiento, cebolla y ajo a pochar a fuego medio-bajo. Pasados un par de minutos añadimos un chorrito de vino blanco y dejamos evaporar. Una vez evaporado, añadimos las patas de calamar y dejamos cocinar todo junto durante otro par de minutos. Entonces, añadimos la mezcla de chorizo, aceitunas y huevo, salpimentamos al gusto y dejamos cocinar a fuego medio unos cinco minutos.


Una vez listo el relleno, pasamos a un bol y dejamos enfriar. Cuando esté frío, lo metemos en una manga pastelera de plástico sin boquilla para que no sea más fácil rellenar los chipirones y los rellenamos hasta un poco más de la mitad, pero nunca del todo para que no se rompan, ya que durante la cocción siempre encogen. Los cerramos con un palillo y los metemos en una bolsa de plástico a la que añadiremos una cucharadita de harina (yo uso la de pescado de Santa Rita), agitamos la bolsa y en un minuto, y sin manchar, que es lo más importante, tendremos enharinados nuestros chipirones. Los doramos en una sartén con aceite para que se sellen, sacamos, les quitamos el palillo y reservamos.



Elaboramos por último la salsa. Para ello, ponemos la cebolla troceada fina y el ajo a pochar. Cuando la cebolla esté transparente añadimos el vino blanco y subimos el fuego para que se evapore el alcohol. Una vez evaporado añadimos el tomate rallado, o natural triturado de bote. Removemos bien y dejamos que se fría el tomate durante unos 6-7 minutos. Pasado ese tiempo, desleímos la tinta en agua y se la añadimos a la salsa. Removemos bien y dejamos cocinar a fuego suave durante otros cinco minutos. Salamos. Pasamos la salsa a una jarra y batimos con la batidora hasta que quede una salsa homogénea sin trocitos y volvemos a echar en la sartén junto con un chorrito de agua para apurar el fondo de la jarra.  Entonces, añadimos una nuez de mantequilla y removemos hasta que se deshaga. 
Es el momento de añadir los chipirones a la salsa.


Dejamos cocinar todo junto a fuego suave durante 20 minutos. Pasado ese tiempo servimos los chipirones sobre una base de arroz blanco aromatizado con ajo y unas ramitas de cebollino para darle el toque de color al plato.



Una receta deliciosa, sana y muy económica con ingredientes que podemos encontrar fácilmente en el mercado. Si no os gusta la tinta u os da reparo el negro en la comida, podéis hacer la salsa sin ella y añadirle quizá unas gotitas de tabasco o una cayena cuando pochéis la cebolla y el ajo (sin que se os olvide retirarla para que no haya sorpresas).
Espero que os haya gustado la receta.
¡Feliz Domingo!

domingo, 18 de enero de 2015

Mezzi Paccheri con Berenjenas Asadas en Aceite, Ricotta y Pesto Siciliano

El plato de hoy está elaborado con productos auténticamente italianos que fueron parte de una cesta de regalo de cumpleaños, cortesía de unos grandes amigos.
Me encantan este tipo de regalos porque además de ser prácticos, demuestran (o al menos esa es mi opinión), que la gente se ha molestado en comprarte algo que saben que te gusta y que vas a disfrutar y en mi caso lo he hecho doblemente: degustando y preparándolo.
Además, me gusta esta receta por su sencillez. Con sólo un par de botes de conserva y un poco de pasta, puede salir un plato tan exquisito como este y más si lo acompañas de un delicioso vino italiano también incluido en esa maravillosa cesta en la que no faltaba detalle:



MEZZI PACCHERI CON BERENJENAS ASADAS EN ACEITE,
RICOTTA Y PESTO SICILIANO.

Ingredientes para 2 personas:
150 grs de pasta (he usado Mezzi Paccheri)
1 bote de berenjenas asadas en aceite (en tiendas especializadas)
1 bote de pesto siciliano (en tiendas especializadas)
1 tarrina de requesón (lo más parecido al ricotta)
1 litro de agua; sal gorda





Comenzamos por poner el agua a cocer. Cuando rompa a hervir añadimos una cucharadita de sal gorda, removemos y añadimos la pasta. Dejamos cocer el tiempo indicado por el fabricante si la queremos totalmente "al dente". Esta pasta es bastante gruesa, así que yo la he cocido 5 minutos más. Si sois de los que os gustan al estilo español, es decir, un poco pasada, necesitaréis unos 20 minutos.


Mientras se cuece la pasta, troceamos las berenjenas y las mezclamos en un bol con el requesón, añadiendo parte del aceite de conserva de las mismas y un poquito de sal para darle más sabor.


Una vez que la pasta esté a nuestro gusto, escurrimos reservando un poquito de agua de cocción para que no se nos quede seca. La volvemos a poner en la cacerola (yo la he puesto en la misma a pesar de estar caliente porque la quería un poco más pasada, pero nunca hagáis esto con otra pasta más fina) y le añadimos la mezcla de requesón y berenjena y el pesto siciliano. Removemos bien y servimos.





Un plato delicioso y sencillísimo de preparar. No tengáis miedo de usar este tipo de conservas porque son de excelente calidad y el resultado es espectacular. 
Por si os interesa, la tienda donde me compraron estos productos está en Leganés y se llama Deliziosa Italia: www.deliziosaitalia.com, yo aún no me he pasado pero creo que no tardaré mucho en hacerlo.
Buon appetito e buona settimana!


lunes, 29 de diciembre de 2014

Helado Siciliano. Postres for Dummies

Imagino que la gran mayoría de vosotros estaréis como locos pensando en el menú de Nochevieja y Año Nuevo. 
Bien, pues os traigo un post express con un postre que creo que os puede simplificar mucho la vida y la existencia en estos días de estrés culinario.  Tuve la gran suerte de probarlo en la playa palermitana de Mondello (Sicilia) y me sorprendió cómo algo tan simple puede resultar a la vez tan delicioso.
No lo dudéis, si queréis sorprender a la familia con algo original, barato y que os haga currar poco, ésta es la solución. Aunque sí lo que buscáis es aprovechar el "momento postre" para huir de la conversación de vuestr@ cuñad@, quizá no sea la mejor opción, jejeje...

HELADO SICILIANO
Ingredientes por persona:
1 pan brioche (Medias Noches)
1 bola de helado


La preparación es tan simple como abrir la brioche por la mitad y meter una bola de nuestro helado preferido dentro. Os sorprenderá el contraste entre el dulzor de la brioche y la textura fría del helado.





Como véis, no hace falta ser un gran profesional de la repostería para elaborar este postre, pero cuando vuestros invitados lo prueben, os considerarán el mejor de los chefs.
Ya me contaréis, ya...
¡Feliz 2015!

sábado, 20 de diciembre de 2014

Egg in the Basket

Hay muchos platos que se hacen famosos gracias al cine, como la famosa pasta con albóndigas de La Dama y el Vagabundo, la Ratatouille elaborada por Remy en la peli del mismo nombre o las Codornices con Pétalos de Rosa de Como Agua para Chocolate. Probablemente pocos sepáis que esta receta, al menos en mi centro, se ha hecho famosa gracias a la peli V de Vendetta.
Es ideal para desayunar, al menos así se los prepara "V" a Evey Hammond (Natalie Portman)  en la peli, pero podéis prepararlo para una merienda o incluso para una cena ligera acompañado de una ensalada verde. Yo ya se los he hecho a Sergio un par de mañanas para desayunar y la verdad es que están deliciosos.

EGG IN THE BASKET
(Huevo en el Pan)
Por persona.
1 rebanada de pan de molde;
1 huevo; Mantequilla; 
Sal y Pimienta


1. Cortamos un círculo en el centro de la rebanada de pan de molde con ayuda de un cortapastas. Si no disponemos de él, podemos usar un vaso.


2. Añadimos mantequilla a la sartén y cuando esté caliente, añadimos el pan, dejamos que se cocine un minuto aproximadamente y echamos mantequilla también en el agujero. Cuando se funda añadimos el huevo y dejamos que se cuaje bien por la parte de abajo.


3. Con cuidado le damos la vuelta y dejamos que se haga bien por el otro lado.


4. Sacamos de la sartén y servimos salpimentándolo al gusto. Yo dejé la yema poco hecha, pero podéis dejarla más tiempo si lo que queréis es comer la tostada con la mano y no pringaros demasiado.




Como véis es una receta super sencilla a la vez que vistosa y deliciosa. Os dejo con la escena de la peli a modo de despedida.

Pasta con Tomate Improvisada

Mis circunstancias vitales han hecho que estos últimos meses me haya alejado un poco de los fogones. Para cocinar hay que tener la mente muy despejada y en estos momentos no pensar en ciertas cosas es algo que me resulta prácticamente imposible. Dado que hay gente que echa de menos mis publicaciones y que hace poco que mis alumnos del grado de informática han descubierto mi blog, empiezo a animarme a entrar en la cocina de nuevo. Gracias a todos ellos estoy recuperando las ganas de volver a ser la "teacherinthekitchen" de siempre. Como esto no es algo que suceda de la noche a la mañana, he elegido una receta muy facilita para volver a la blogosfera culinaria, un plato de pasta que le estaba preparando a Sergio para llevarse al trabajo que me ha quedado taaaaaan rico, que se merecía ser el protagonista de mi retorno. Espero que os guste.

PASTA CON TOMATE IMPROVISADA

Cantidades por persona:
100 grs de pasta corta seca (macarrones, hélices, penne rigatti...);
1 trocito de chorizo picante; 1/2 cebolla morada; 1/2 pimiento verde;
Tomate frito; Vino blanco; Leche evaporada; 
Sal gorda; Aceite de oliva; Queso Curado Rallado.




Ponemos la pasta a cocer en una cacerola alta con abundante agua y sal gorda. Cuando empiece a hervir, añadimos la pasta y cocemos el tiempo que nos indique el fabricante, para este tipo de pasta a mí me ha servido con 10 minutos.
Mientras se cuece la pasta, ponemos aceite en una sartén, cuando esté caliente, añadimos la cebolla y el pimiento troceados en juliana muy fina, añadimos sal y dejamos pochar a fuego suave. 
Pasados un par de minutos, añadimos un chorro de vino blanco y subimos el fuego para que se evapore. Una vez evaporado, bajamos el fuego y añadimos el chorizo que previamente habremos cortado en trozos muy pequeñitos, removemos un par de minutos y añadimos el tomate, como unas 5 ó 6 cucharadas, removemos y añadimos un buen chorro de leche evaporada y el queso rallado. Mezclamos bien.
Una vez que la pasta ya está lista, añadimos a la salsa un chorrito del agua de la cocción de la misma para que luego no se nos apelmace y nos quede más brillante. Escurrimos la pasta y la añadimos a la sartén en la que tenemos la salsa, removemos bien y servimos espolvoreando con queso rallado.



En Italia, la salsa para la pasta se suele cocinar aparte, mientras que nosotros tendemos a hacerlo todo en la misma cacerola, por ello, es recomendable que dejéis la pasta bien al dente si luego la vais a cocinar con la salsa durante algún minuto que otro. No hay nada peor que un plato de pasta pasada.
Buon apettito!

domingo, 28 de septiembre de 2014

Tarta de Hojaldre y Merengue con Frutos Rojos

La receta que pensaba publicar hoy era muy distinta a la que finalmente os traigo, pero en la cocina no todo es perfecto y, como no soy muy buena con la fotografía, me ha quedado una foto final un poco churro, así que me la guardo para otra ocasión porque ha quedado tan rica  que bien merece ser compartida. 
Como no quería pasarme esta semana sin publicar nada, he encontrado esta receta que tenía archivada y que también venía al pelo para hoy porque llevo muchísimo tiempo sin publicar nada dulce.
Es una tarta que hice para el cumpleaños de mi madre, la fan más absoluta de las milhojas de merengue y aunque el resto no somos tan fans, reconozco que salió buenísima y que nos gustó mucho, eso sí, fácil, fácil, no es porque el puñetero merengue italiano se las trae, pero bueno, mereció la pena ver disfrutar a mi madre  y sobre todo verla pringarse de blanco como una niña pequeña.

TARTA DE HOJALDRE Y MERENGUE CON FRUTOS ROJOS


Ingredientes para unas 6-8 raciones
1 lámina de hojaldre (mejor rectangular)
Frutos rojos variados al gusto
PARA EL MERENGUE ITALIANO:
Os pongo la receta de merengue italiano que seguí, la de Directo al Paladar, que está super bien explicada y encima sale buenísima:

Os dejo también la receta para hacerlo con Thermomix, que os facilitará mucho la vida si la tenéis:

Si os gusta zascandilear en la cocina os recomiendo haceros con un buen termómetro, es un instrumento muy útil tanto en repostería como en otras preparaciones. En www.amazon.es los podéis encontrar a muy buen precio. Echad un vistazo.

PASO A PASO

1. Cortamos el hojaldre en dos rectángulos iguales y los ponemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Los pinchamos con un tenedor para que no suba la masa, y horneamos con el horno precalentado a 220º durante 10-12 minutos. (si queremos que el hojaldre tenga brillo, lo pintamos con huevo batido antes de hornear).

2. Dejamos enfriar el hojaldre sobre una rejilla para que quede crujientito. Ponemos el merengue en en una manga pastelera con boquilla ancha de estrella y cubrimos la primera capa de hojaldre. Ponemos unos frutos rojos por encima del merengue y cubrimos con la otra capa de hojaldre, repetimos la operación, pero tenemos cuidado de que nos quede uniforme el merengue ya que será la primera capa de la tarta y debe quedar más vistosa. 

3.  Con ayuda de un soplete de cocina quemamos un poquito el merengue para darle ese toque tostadito (si no se tiene soplete, no pasa nada, se deja tal cual).

4. Añadimos los frutos rojos al gusto.

Es importante que consumamos la tarta cuanto antes, ya que el merengue puede que se nos baje y se nos chafe el pastel, así que no la hagáis con muchísima antelación.


Si os gusta el merengue, ¡ésta es vuestra tarta!
¡Feliz y dulce semana! ¡Hasta el próximo post!

A teacher in the kitchen

domingo, 21 de septiembre de 2014

Rollito de Berenjena Relleno de Queso Crema y Salmón Marinado sobre Cus-Cus a la Menta

¿Por qué nos cuidamos sólo cuando llega el verano? ¿No es algo que deberíamos hacer todo el año? Cuidar nuestra alimentación debería ser algo que hiciésemos todo el año y no sólo los meses previos al periodo estival, porque comer sano no sólo supone estar más delgados, sino algo mucho más importante, tener un buen estado de salud.
Como me preocupa mucho este tema,  una de mis "obsesiones" a la hora de cocinar es encontrar recetas económicas calóricamente hablando, es decir con pocas calorías pero atractivas a la vista y que no te dejan con más hambre que el perro del afilador. Si a esto le sumamos una buena materia prima y una cuidadosa elaboración, conseguiremos algo tan rico y vistoso como el plato que os traigo hoy.

ROLLITOS DE BERENJENA
RELLENOS DE QUESO CREMA Y SALMÓN MARINADO
SOBRE CUS-CUS A LA MENTA



Ingredientes para 2 personas:
1 berenjena grande
2 lonchas de salmón marinado o ahumado
2 cucharadas de queso Philadelphia light
2 cucharadas de tomate rallado
1 loncha de queso light
Agua; Sal; Pimienta Negra Molida; 
Aceite de Oliva Virgen
PARA EL CUS-CUS:
100 grs de cus-cus; 100 grs de agua; Sal; 1 cucharadita de mantequilla;
10 hojitas de hierbabuena; Unas gotitas de salsa Tabasco; Aceite de Oliva Virgen.

Lavamos bien la berenjena y le quitamos la parte superior y la inferior. La loncheamos longitudinalmente  muy, muy fina intentando que todos los trozos sean del mismo grosor. 


Ponemos agua con sal a cocer y cuando rompa a hervir echamos las lonchas de berenjena una a una. Dejamos cocer hasta que estén tiernas pero sin que lleguen a romperse. Es fácil saber cuándo están listas porque cambian de color. Sacamos del agua y las ponemos sobre un plato cubierto con papel absorbente para eliminar el exceso de agua. Dejamos templar para poder manejarlas.

Cortamos un trozo de papel film y sobre él alternamos las lonchas de berenjena, es importante que se solapen unas con otras para que el rollito nos quede uniforme y no se rompa. Una vez listas, en el extremo más cercano a nosotros ponemos el queso Philadelphia, el tomate rallado (previamente salpimentado) y el salmón (yo usé salmón marinado por mí, pero ahumado del super también vale). 


Con ayuda del film vamos enrollando poco a poco, con mucho cuidado de que no se nos rompa y lo cerramos atando los dos extremos. Dejamos reposar para que adopte bien la forma.


Preparamos ahora el cus-cus según indica el envase, y cuando esté listo, le añadimos una cucharadita de mantequilla, la hierbabuena troceada y las gotitas de Tabasco al gusto.

Quitamos el film con cuidado del rollito y lo ponemos sobre una bandeja apta para horno. Ponemos la loncha de queso por encima y gratinamos durante cinco minutos hasta que el queso esté tostadito.

Sacamos del horno, cortamos con cuidado y servimos sobre el cus-cus, decorando con unas hojitas de menta y un chorrito de un buen aceite de oliva virgen extra.






¿Os ha gustado mi plato light?
¡Eso espero!
¡Hasta el próximo post!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...